14 İBRAHİM

  • 14:1

    Alif, lam, ra. Una Escritura [Sagrada] que hemos hecho descender a ti para que saques a la gente de las tinieblas hacia la Luz con el permiso de su Señor, hacia el camino del Poderoso, el Alabado.

  • 14:2

    Dios, a Quien pertenece lo que hay en los cielos y en la Tierra. ¡Ay! ¡Qué duro castigo para los que ocultan la Verdad y no tienen fe!

  • 14:3

    Aquellos que prefieren la vida de este mundo a la del Otro y ponen dificultades en el camino de Dios, tratando de desviar a la gente. ¡Esos están muy extraviados!

  • 14:4

    No enviamos Mensajero alguno que no hablase la lengua de su pueblo, para que pudiera explicarles con claridad. Dios extravía a quien Él quiere y guía a quien Él quiere. Él es el Poderoso, el Sabio.

  • 14:5

    Y, ciertamente, enviamos a Moisés con Nuestros milagros: «¡Saca a tu pueblo de las tinieblas a la Luz y recuérdales los Días de Dios!» En verdad, en ello hay señales para todo el que sea muy paciente, muy agradecido.

  • 14:6

    Y (recuerda) cuando dijo Moisés a su pueblo: «Recordad la merced de Dios con vosotros cuando os salvó de la gente del Faraón, que os sometían a un terrible castigo y degollaban a vuestros hijos y dejaban vivas a vuestras mujeres. Y en ello había una prueba inmensa para vosotros, procedente de vuestro Señor.»

  • 14:7

    Y (recuerda) cuando anunció vuestro Señor: «Si sois agradecidos os daremos más y si no creéis... En verdad, Mi castigo es duro.»

  • 14:8

    Y dijo Moisés: «Aunque no creáis, vosotros y todos los que están sobre la Tierra, en verdad, Dios se basta a Sí mismo, es Digno de Alabanza.»

  • 14:9

    ¿Acaso no han llegado a vosotros noticias de quienes os precedieron? ¿Los pueblos de Noé, de Ad y de Tamud y los que vinieron tras ellos, que nadie conoce excepto Dios? Vinieron a ellos sus Mensajeros con las pruebas claras, pero ellos llevaron sus manos a sus bocas y dijeron: «En verdad, no creemos en aquello con lo que habéis sido enviados y, en verdad, dudamos de aquello a lo que nos invitáis.»

  • 14:10

    Sus Mensajeros dijeron: «¿Dudáis de Dios, el Creador de los cielos y la Tierra?» «Él os llama para perdonaros vuestros pecados y os da tiempo hasta un plazo establecido.» Ellos dijeron: «No sois más que seres humanos como nosotros. Deseáis desviarnos de lo que adoraban nuestros antepasados. Dadnos una prueba clara de vuestra autoridad.»

  • 14:11

    Sus Mensajeros les dijeron: «Sólo somos seres humanos como vosotros, pero Dios favorece de entre sus siervos a quien Él quiere y nosotros no podemos venir a vosotros con una prueba de nuestra autoridad, excepto con el permiso de Dios. Y es en Dios en Quien deben confiar los creyentes.»

  • 14:12

    «¿Por qué no íbamos a confiar en Dios si Él es Quien nos ha guiado en nuestros caminos?» «Tendremos paciencia ante lo que nos molestáis. Quienes confían, deben confiar en Dios.»

  • 14:13

    Y aquellos que no creían dijeron a sus Mensajeros: «O volvéis a nuestras creencias o, ciertamente, os expulsaremos de nuestra tierra.» Entonces su Señor les reveló: «¡Destruiremos a los opresores

  • 14:14

    y, tras ellos, os estableceremos a vosotros en la Tierra! Así será para quien tema Mi posición y tema Mi amenaza.»

  • 14:15

    Pidieron a Dios que les diese la victoria y todo tirano obstinado fue destruido.

  • 14:16

    El Infierno anda tras él y le darán de beber un agua fétida.

  • 14:17

    La beberá a sorbos con dificultad, casi sin poder tragarla y la muerte le vendrá por todos lados pero no morirá. Un castigo abrumador anda tras él.

  • 14:18

    Las obras de aquellos que no creen en su Señor son como cenizas esparcidas por el viento en un día de tormenta. No tendrán poder sobre nada de lo que obtuvieron. Éste será el extravío lejano y prolongado.

  • 14:19

    ¿Acaso no ves que Dios ha creado los cielos y la Tierra con la Verdad. Si Él quisiera os destruiría y haría una Creación nueva.

  • 14:20

    Eso no le supone a Dios ningún esfuerzo.

  • 14:21

    Comparecerán todos ante Dios y los débiles dirán a los prepotentes: «En verdad, fuimos seguidores vuestros ¿Podéis prestarnos ahora alguna ayuda frente al castigo de Dios?» Ellos dirán: «Si Dios nos hubiera guiado, nosotros os habríamos guiado. [Pero ahora]Da igual que nos impacientemos o que tengamos paciencia, no tenemos escapatoria.»

  • 14:22

    Y dirá el Demonio cuando el caso esté ya concluido: «Ciertamente, Dios os prometió la Verdad y yo también os prometí, pero no cumplí.» «Yo no tenía poder sobre vosotros excepto para convocaros y vosotros me respondisteis. No me censuréis a mí, censuraos a vosotros mismos.» «Ni yo puedo acudir a vuestras llamadas de socorro ni vosotros podéis acudir a las mías. Verdaderamente, reniego de la condición divina que antes me otorgasteis.» En verdad, los opresores sufrirán un castigo doloroso.

  • 14:23

    Y quienes creyeron y obraron rectamente serán introducidos en Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, en los que estarán eternamente con permiso de su Señor. En ellos se saludaran entre sí diciendo: «¡Paz!»

  • 14:24

    ¿No has visto cómo Dios compara una buena palabra con un árbol bueno? Su base está firme y sus ramas están en el cielo.

  • 14:25

    Da su fruto en toda época, con permiso de su Señor. Dios pone ejemplos a las gentes para que, quizás así, reflexionen.

  • 14:26

    Y una mala palabra es semejante a un árbol malo, arrancado de la tierra, sin estabilidad.

  • 14:27

    Dios fortalece a quienes creen mediante la palabra firme en esta vida y en la otra y Dios extravía a los opresores. Dios hace lo que quiere.

  • 14:28

    ¿No has visto a quienes cambiaron la merced de Dios por la incredulidad y llevan a su gente a la morada de la destrucción,

  • 14:29

    el Infierno en el que arderán? ¡Qué mal lugar de descanso!

  • 14:30

    Pusieron semejantes a Dios, para desviar a otros de Su camino. Di: «¡Disfrutad! Pues, en verdad, vuestro camino os lleva hacia el Fuego.»

  • 14:31

    Di a Mis siervos, aquellos que creen: «Haced la oración y repartid, en secreto o abiertamente de lo que Nosotros os hemos provisto antes de que llegue un día en el que no hay comercio ni amistad.»

  • 14:32

    Dios es quien creó los cielos y la Tierra y hace descender de los cielos agua mediante la cual hace surgir frutos para vuestro sustento y ha puesto a vuestro servicio los barcos para que surquen los mares por orden Suya y ha puesto a vuestro servicio los ríos.

  • 14:33

    Y ha puesto a vuestro servicio el Sol y la Luna, que siguen un curso establecido y ha puesto a vuestro servicio la noche y el día

  • 14:34

    y os ha dado de todo lo que pedisteis. Y si tratáis de contar las mercedes de vuestro Señor no podréis calcularlas. En verdad, el hombre es muy opresor y muy desagradecido.

  • 14:35

    Y (recuerda) cuando Abraham dijo: «¡Señor mío! Haz esta tierra segura e impide que yo y mis hijos adoremos a los ídolos.»

  • 14:36

    «¡Señor mío! En verdad, ellos han extraviado a muchos hombres.» «Quién me siga será de los míos y quien me desobedezca... En verdad, Tú eres perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.»

  • 14:37

    «¡Señor nuestro! En verdad, he asentado a parte de mi descendencia en un valle desierto, junto a Tu Casa Sagrada ¡Señor nuestro! para que hagan la oración. ¡Haz, pues, que los corazones de la gente se vuelvan hacia ellos y provéeles de frutos para que sean agradecidos!»

  • 14:38

    «¡Señor nuestro! En verdad Tú sabes lo que ocultamos y lo que manifestamos. Y no se oculta de Dios nada de lo que hay en la Tierra ni en los cielos.»

  • 14:39

    «Alabado sea Dios, Quien me otorgó, a pesar de mi mucha edad, a Ismael e Isaac. En verdad, mi Señor escucha la súplica.»

  • 14:40

    «¡Señor mío! ¡Haz que yo y mis descendientes seamos de los que hacen la oración! ¡Señor nuestro! ¡Acepta mi súplica!»

  • 14:41

    «¡Señor nuestro! ¡Perdónanos a mí y a mis padres y a los creyentes el Día del Ajuste de Cuentas!»

  • 14:42

    ¡Y no penséis que Dios se despreocupa de los actos de los opresores! ¡Sino que se lo pospone para un día en que las miradas quedarán paralizadas!

  • 14:43

    ¡Sus cuellos estirados, sus cabezas erguidas, sus pupilas inmóviles, un vacío en sus entrañas!

  • 14:44

    Advierte a la gente de un día en que vendrá a ellos el castigo y en el que los opresores dirán: «¡Señor nuestro! ¡Retrásanoslo un pequeño plazo para que podamos responder a Tu convocatoria y seguir a los Mensajeros!» ¿Acaso no jurabais anteriormente que no llegaría el fin para vosotros

  • 14:45

    y habitasteis en los mismos lugares que quienes se oprimieron a sí mismos y os informamos claramente de lo que hicimos con ellos y os pusimos ejemplos?

  • 14:46

    Y, ciertamente, tramaron sus planes, pero Dios conocía sus planes, aunque sus planes eran como para aplastar las montañas.

  • 14:47

    No contéis, pues, con que Dios incumpla la promesa que Él hizo a Sus Mensajeros -en verdad, Dios es poderoso, dueño de la venganza-

  • 14:48

    el día en que la Tierra se transforme en otra Tierra y los cielos [también] y ellos comparezcan ante Dios, el Uno, el Dominador.

  • 14:49

    Y verás ese día a los pecadores unidos por cadenas,

  • 14:50

    sus ropas de alquitrán y el Fuego cubriendo sus rostros,

  • 14:51

    para que Dios recompense a cada alma por lo que realizó. En verdad, Dios es rápido en ajustar las cuentas.

  • 14:52

    Este es un aviso para la gente. Para que se den por advertidos y para que sepan que Él es un Dios Único y para que reflexiones los dotados de discernimiento.

Paylaş
Tweet'le