17 İSRA

  • 17:1

    Glorificado sea Quien hizo viajar una noche a Su siervo, para hacerle ver algunas de Nuestras señales, desde la Mezquita Sagrada a la Mezquita Mas Lejana, cuyo entorno Nosotros bendijimos. En verdad, Él es Quien todo lo oye, Quien todo lo ve.

  • 17:2

    Y dimos a Moisés la Escritura y la pusimos como una guía para los Hijos de Israel: «No toméis protector aparte de Mí,

  • 17:3

    descendientes de quienes Nosotros transportamos con Noé. En verdad, él era un siervo agradecido.»

  • 17:4

    Y anunciamos a los hijos de Israel en la Escritura: «Ciertamente, corromperéis la tierra dos veces y ejerceréis una gran tiranía.

  • 17:5

    Y cuando la primera promesa se cumpla, enviaremos contra vosotros a Nuestros siervos dotados de un gran poder que os buscarán en el interior de las casas. Es una promesa terminante.»

  • 17:6

    Luego os dimos el turno (de imponeros) sobre ellos e incrementamos vuestra riqueza e hijos e hicimos de vosotros un grupo más numeroso.

  • 17:7

    En verdad, si hacéis el bien lo haréis en vuestro propio beneficio y si hacéis el mal lo haréis en vuestro propio perjuicio. Y, cuando se cumpla la otra promesa, vuestros rostros reflejarán la tristeza y el miedo y entrarán en la Mezquita como entraron la primera vez y destruirán todo lo que caiga en su poder.

  • 17:8

    Puede que vuestro Señor tenga misericordia de vosotros, pero si reincidís Nosotros reincidiremos y hemos puesto el Infierno como prisión para los que niegan la Verdad.

  • 17:9

    En verdad, este Corán guía a lo que es más auténtico y anuncia a los creyentes que obran rectamente que hay para ellos una gran recompensa

  • 17:10

    y que hemos preparado para quienes no creen en la Otra Vida un castigo doloroso.

  • 17:11

    El hombre busca el mal lo mismo que busca el bien. El hombre es precipitado.

  • 17:12

    Y hemos puesto la noche y el día como dos señales. Ocultamos la señal de la noche y hacemos visible la señal del día para que busquéis el favor de vuestro Señor y para que conozcáis el número de los años y para el cómputo. Hemos explicado todas las cosas de manera detallada.

  • 17:13

    Hemos colocado los actos de cada persona en su cuello y el Día del Levantamiento haremos salir para él un libro que encontrará abierto.

  • 17:14

    «¡Lee tu libro! ¡Hoy, tú mismo eres suficiente para ajustarte la cuenta!»

  • 17:15

    Quien se guíe, en verdad, se guía en beneficio propio y quien se extravíe, en verdad, se extravía en su propio perjuicio. Nadie portará la carga de otro y no castigamos sin haber enviado previamente un Mensajero.

  • 17:16

    Cuando queremos destruir una ciudad, damos órdenes a los favorecidos de ella y entonces ellos transgreden. Se cumple así la palabra decretada y la destruimos completamente.

  • 17:17

    ¡Cuántos pueblos hemos destruido después de Noé! Tu Señor se basta para estar informado y ver los pecados de Sus siervos.

  • 17:18

    A quien desee esta vida efímera, Nos apresuraremos a darle de ella lo que queramos, a él y a quien queramos. Luego, le pondremos en el Infierno en el que arderá maldecido, despreciado.

  • 17:19

    Y quien desee la otra vida y se esfuerce por obtenerla y tenga fe será recompensado por su esfuerzo.

  • 17:20

    Damos a todos con largueza de los dones de tu Señor. Los dones de tu Señor no se le niegan a nadie.

  • 17:21

    Observa como favorecemos a unos sobre otros! ¡Y en la otra vida obtendrán mayor posición y mayores favores!

  • 17:22

    ¡No coloques junto a Dios a otro dios, pues quedarás maldecido, abandonado!

  • 17:23

    Tu Señor ha decretado que no adoréis nada excepto a Él y que tengáis el mejor comportamiento con vuestros padres. Si se hace mayor junto a ti uno de ellos o ambos, no les digas «¡Uf!» ni les grites, sino que, más bien, háblales con palabras dulces y tiernas.

  • 17:24

    Y baja para ellos con misericordia las alas de la humildad y di: «¡Señor mío! ¡Ten misericordia de ellos igual que ellos me cuidaron cuando yo era pequeño!»

  • 17:25

    Vuestro Señor es Quien mejor conoce lo que hay en vuestras almas. Si os comportáis rectamente, Él perdona a quienes se vuelven a Él arrepentidos.

  • 17:26

    Y da a tus familiares sus derechos y a los necesitados y al viajero y no seas derrochador.

  • 17:27

    En verdad, los derrochadores son hermanos de los demonios y el Demonio es desagradecido con su Señor.

  • 17:28

    Y si has de alejarte de ellos buscando la misericordia de tu Señor, háblales con amabilidad.

  • 17:29

    Y no lleves tu mano cerrada a tu cuello ni la extiendas completamente, pues serás censurado y quedarás debilitado.

  • 17:30

    En verdad, tu Señor proporciona con largueza la provisión o la restringe a quien Él quiere. En verdad, Él está bien informado de Sus siervos, les observa.

  • 17:31

    Y no matéis a vuestros hijos por miedo a la pobreza. Nosotros les proveeremos y también a vosotros. Verdaderamente, matarlos es un gran pecado.

  • 17:32

    Y no os acerquéis a la fornicación ni al adulterio. En verdad, eso es una indecencia y un mal camino.

  • 17:33

    Y no matéis a quien Dios ha prohibido matar, excepto con derecho. Y si alguien es matado injustamente, daremos poder a su representante, pero que éste no se exceda al matar. En verdad, él ha sido auxiliado.

  • 17:34

    Y no os acerquéis a las propiedades del huérfano excepto para beneficiarle, hasta que llegue a la mayoría de edad. Y cumplid los contratos, pues se os pedirán cuentas por ello.

  • 17:35

    Y cuando midáis dad la medida justa y pesad con equidad y exactitud. Eso es lo que está bien y tiene las mejores consecuencias.

  • 17:36

    Y no vayas tras aquello de lo que no tienes conocimiento. En verdad, del oído, de la vista, del intelecto, de todo ello se os pedirán cuentas.

  • 17:37

    Y no vayas por la Tierra con arrogancia. En verdad, tú no puedes atravesar la Tierra ni alcanzar la altura de las montañas.

  • 17:38

    El mal que hay en todo ello es detestable para tu Señor.

  • 17:39

    Esto es parte de la sabiduría que te ha revelado tu Señor. No pongas, entonces, otro dios junto a Dios, pues caerías en el Infierno, censurado, derrotado.

  • 17:40

    ¿Acaso vuestro Señor os ha dado preferencia, otorgándoos hijos varones y tomando para Sí hijas de entre los ángeles? Verdaderamente, lo que decís son palabras mayores.

  • 17:41

    Ciertamente, hemos diversificado la forma de exponer las cosas en este Corán de manera que reflexionen, pero sólo incrementa su rechazo.

  • 17:42

    Di: «Si hubiese junto a Él otros dioses, como dicen, entonces buscarían un camino hacia el Dueño del Trono.»

  • 17:43

    ¡Glorificado y ensalzado está Él, muy por encima de lo que dicen!

  • 17:44

    Los siete cielos y la Tierra y quienes en ellos están Le glorifican y no hay cosa alguna que no le glorifique con su forma de glorificar, pero vosotros no comprendéis sus glorificaciones. En verdad Él es indulgente, perdonador.

  • 17:45

    Y, cuando lees el Corán, ponemos un velo invisible entre tú y quienes no creen en la otra vida.

  • 17:46

    Y hemos puesto sobres sus corazones velos a su entendimiento y endurecido sus oídos y, cuando recuerdas a tu Señor el Único en el Corán, se vuelven de espaldas con rechazo.

  • 17:47

    Nosotros somos quienes mejor conocemos lo que escuchan cuando te escuchan y cuando deliberan en secreto. Cuando los opresores dicen: «Solamente seguís a un hombre embrujado.»

  • 17:48

    ¡Mira a lo que te comparan! Se equivocan y no pueden encontrar el camino.

  • 17:49

    Y dicen: «¿Acaso cuando seamos sólo huesos y polvo, vamos a ser creados nuevamente?»

  • 17:50

    Di: «¡Sed piedras o hierro

  • 17:51

    o cualquier criatura que os parezca difícil!» Dicen: «¿Quién nos hará regresar?» Di: «El mismo que os creó la primera vez.» Y moviendo hacia ti sus cabezas con altanería dirán: «¿Cuándo será eso?» Di: «Puede que sea pronto.»

  • 17:52

    El día que Él os llame, responderéis alabándole y creeréis que no habéis permanecido más que un poco.

  • 17:53

    Y di a Mis siervos que hablen de la mejor manera. En verdad, Satanás incita los malos sentimientos entre ellos. Satanás es para la gente un enemigo evidente.

  • 17:54

    Vuestro Señor es quien mejor os conoce. Si Él quiere tendrá misericordia de vosotros y si quiere os castigará y no te hemos enviado a ellos para que seas su guardián.

  • 17:55

    Tu Señor es Quien mejor conoce a quienes están en los cielos y en la Tierra. Y, ciertamente, hemos favorecido a unos profetas sobre otros y otorgamos a David los Salmos.

  • 17:56

    Di: «¡Invocad a quien vosotros suponéis en lugar de Él! Ellos no tienen poder para eliminar vuestras dificultades ni para cambiar vuestra situación.»

  • 17:57

    Esos mismos a quienes invocan buscan un medio para ver quién de ellos se aproxima más a su Señor y tienen esperanza en Su misericordia y temen Su castigo. En verdad, el castigo de tu Señor es digno de ser temido.

  • 17:58

    No hay pueblo que Nosotros no destruyamos antes del Día del Levantamiento o que no castiguemos con un duro castigo. Esto ha sido consignado en la Escritura.

  • 17:59

    Nada nos impidió enviar milagros, excepto el que los antiguos los desmintieran. Enviamos a Tamud la camella para que abrieran los ojos, pero la trataron injustamente. Y no enviamos los milagros sino para atemorizar.

  • 17:60

    Y recuerda cuando te dijimos: «En verdad, tu Señor tiene bajo control a toda la humanidad.» No pusimos esa visión que te hicimos ver sino como una prueba para la gente, así como el árbol maldito en el Corán. Nosotros les atemorizamos, pero eso sólo incrementa en ellos su rebeldía.

  • 17:61

    Y recuerda cuando dijimos a los ángeles: «¡Prosternaos ante Adán!» y todos se prosternaron excepto Iblís. Dijo: «¿Acaso voy a prosternarme ante quien has creado de barro?»

  • 17:62

    Dijo: «¿Has visto a quién has dado preferencia sobre mí? Si me das de plazo hasta el Día del Levantamiento, destruiré, sin duda, a toda su descendencia, excepto a unos pocos.»

  • 17:63

    Él dijo: «¡Ve tú y quien de ellos te siga! El Infierno será vuestra recompensa. Una recompensa abundante.

  • 17:64

    Y tienta con tu voz a quien puedas de ellos y dirige contra ellos tu caballería e infantería. Y asóciate a ellos en los bienes y los hijos y hazles promesas.» Pero Satanás sólo promete mentiras.

  • 17:65

    «En verdad, sobre Mis siervos no posees ningún poder y tu Señor es suficiente para protegerles.»

  • 17:66

    Vuestro Señor es Quien dirige para vosotros las naves en el mar, para que podáis buscar Su favor. En verdad, Él es misericordiosísimo con vosotros.

  • 17:67

    Y, cuando sufrís un percance en el mar, todos aquellos a los que invocáis desaparecen excepto Él, pero cuando os pone a salvo en tierra firme os apartáis de Él. La gente carece de fe y es desagradecida.

  • 17:68

    ¿Estáis seguros de que Él no hará que la tierra os trague o de que envíe contra vosotros una tormenta de arena? Entonces, no encontraríais nadie que os protegiera.

  • 17:69

    O ¿Acaso estáis seguros de que no os devolverá a él otra vez y enviará sobre vosotros un tifón huracanado que os ahogue por no haber tenido fe y ser desagradecidos? Entonces, no encontraríais nadie que reclamase por ello ante Nosotros.

  • 17:70

    Y, ciertamente, hemos sido generosos con los seres humanos y les hemos llevado por la tierra y el mar y les hemos proveído de cosas buenas y les hemos otorgado una preferencia absoluta sobre muchas cosas de las que hemos creado.

  • 17:71

    [Recuerda]el día en que convoquemos a cada grupo de gentes con su dirigente. A quienes les sea entregado su libro en su mano derecha lo leerán y no serán oprimidos en lo más mínimo.

  • 17:72

    Y quien estuvo ciego en esta vida estará ciego en la Otra y aún más alejado del camino.

  • 17:73

    Cerca estuvieron de apartarte de lo que te hemos revelado para que inventases sobre Nosotros algo diferente. Entonces te habrían tomado como amigo.

  • 17:74

    Si no te hubiésemos fortalecido habrías podido inclinarte algo hacia ellos.

  • 17:75

    Entonces te habríamos hecho probar el doble en la vida y el doble en la muerte, luego no habrías encontrado quien te auxiliara frente a Nosotros.

  • 17:76

    Cerca han estado de persuadirte a salir de la tierra para expulsarte de ella y, entonces, no habrían permanecido en ella sino poco tiempo.

  • 17:77

    Es la costumbre de Nuestros Mensajeros, aquellos a quienes enviamos antes de ti. Y no encontrarás cambios en Nuestras costumbres.

  • 17:78

    Haz la oración desde el declinar del sol hasta entrada la noche, así como la recitación del amanecer. En verdad, la recitación del amanecer es observada.

  • 17:79

    Y levántate parte de la noche e incrementa. Puede que tu Señor te otorgue una posición bendecida.

  • 17:80

    Y di: «¡Señor mío! ¡Hazme entrar con sinceridad y salir con sinceridad y otórgame un poder que me ayude!»

  • 17:81

    Y di: «¡Ha venido la Verdad y ha desaparecido la falsedad! ¡En verdad, la falsedad estaba llamada a desaparecer!»

  • 17:82

    E hicimos descender en el Corán lo que es una cura y una misericordia para los creyentes y que a los opresores sólo les incrementa los perjuicios.

  • 17:83

    Cuando favorecemos al ser humano es desagradecido y se aleja y cuando sufre un mal se desespera.

  • 17:84

    Di: «Cada cual actúa conforme a su forma de ser y vuestro Señor es Quien mejor conoce quién va mejor guiado en el camino.»

  • 17:85

    Te preguntan sobre el Espíritu, di: «El Espíritu es una de las ordenes de mi Señor y no se os ha dado del conocimiento más que un poco.»

  • 17:86

    Y si Nosotros quisiéramos nos llevaríamos lo que te hemos revelado. Entonces no encontrarías quien te protegiera de Nosotros en ello.

  • 17:87

    Excepto por una misericordia procedente de tu Señor. En verdad, Su favor sobre ti ha sido grande.

  • 17:88

    Di: «Si los hombres y los genios se juntasen para traer un Corán como éste no podrían traerlo aun que se ayudasen unos a otros.»

  • 17:89

    Hemos expuesto todo tipo de ejemplos en este Corán para la gente, pero la mayoría de la gente insiste en ocultar la Verdad.

  • 17:90

    Y dicen: «No te creeremos hasta que hagas brotar de la tierra, para nosotros, una fuente que nunca se seque,

  • 17:91

    tengas un jardín con palmeras y viñas y hagas que broten en medio de él manantiales abundantes,

  • 17:92

    o hagas que caiga el cielo en pedazos sobre nosotros, como pretendes que sucederá, o hasta que traigas a Dios y a los ángeles ante nosotros,

  • 17:93

    o hasta que tengas una casa de oro o te eleves en el cielo.» «Y no creeremos en tu ascensión hasta que no hagas descender para nosotros un libro que podamos leer.» Di: «¡Glorificado sea mi Señor! ¿Acaso soy otra cosa que un ser humano, un Mensajero?»

  • 17:94

    Y lo único que impide a la gente creer cuando les llega la Guía es decir: «¿Ha designado Dios mensajero a un hombre?»

  • 17:95

    Di: «Si hubiera en la Tierra ángeles caminando y residiendo, Nosotros habríamos hecho descender del cielo para ellos de Mensajero a un ángel.»

  • 17:96

    Di: «Dios es suficiente como testigo entre yo y vosotros. En verdad, Él está bien informado de Sus siervos, les ve.»

  • 17:97

    Y a quien Dios guía ese está bien guiado y a quienes extravíe, no encontrarás, aparte de Él, quienes les protejan y sean sus amigos y el Día del Levantamiento les reuniremos boca abajo, ciegos, mudos y sordos. Su refugio será el Infierno. Cada vez que sus llamas decrezcan las avivaremos.

  • 17:98

    Esa será su recompensa por no haber creído en Nuestras señales y porque dijeron: «¿Acaso cuando seamos huesos y polvo se nos otorgará una nueva Creación?»

  • 17:99

    ¿Acaso no ven que Dios, que ha creado los cielos y la Tierra, tiene poder para crear otros como ellos, y que les ha dado un plazo sobre el que no hay duda? Los opresores perseveran en ocultar la Verdad.

  • 17:100

    Di: «Incluso si poseyeseis los tesoros de la misericordia de mi Señor, los retendríais con avaricia por miedo a gastarlos.» El hombre es muy tacaño.

  • 17:101

    Ciertamente, dimos a Moisés nueve señales claras. Pregunta a los Hijos de Israel cuando fue a ellos y el Faraón le dijo: «En verdad, creo ¡Oh, Moisés! que estás embrujado.»

  • 17:102

    [Moisés] Dijo: «Tu sabes que estas señales no las ha hecho descender sino el Señor de los cielos y la Tierra para abrir los ojos de las gentes. Y creo ¡Oh Faraón! que serás destruido.»

  • 17:103

    Él quiso expulsar a la gente del país y Nosotros le ahogamos, a él y a todos los que estaban con él.

  • 17:104

    Y, tras ello, dijimos a los Hijos de Israel: «Habitad la tierra y cuando venga a vosotros la promesa final os traeremos a todos juntos.»

  • 17:105

    Con la Verdad lo hicimos descender y con la Verdad descendió y no te enviamos sino como un portador de buenas noticias y un amonestador.

  • 17:106

    Es un Corán que hemos dividido en pequeñas partes para que lo recites a la gente poco a poco y que hicimos descender gradualmente.

  • 17:107

    Di: «Creáis en él o no creáis, en verdad, aquellos a quienes les fue dado el conocimiento antes de él, cuando se les recita, caen al suelo con la frente en prosternación

  • 17:108

    y dicen: “¡Glorificado sea nuestro Señor! ¡La promesa de nuestro Señor se cumple!»

  • 17:109

    Ponen la frente en el suelo llorando y su humildad aumenta.

  • 17:110

    Di: «¡Invocad a Dios o invocad al Misericordiosísimo! De cualquier manera que Le invoquéis, a Él pertenecen los mejores nombres.» Y no levantes la voz excesivamente en tus oraciones ni tampoco la conviertas en un murmullo, más bien busca un camino intermedio.

  • 17:111

    Y di: «Glorificado sea Dios que no ha tomado hijos y que no tiene socio en el reinado y que no necesita que nadie Le proteja ante la debilidad y ensálzale proclamando Su grandeza.»

Paylaş
Tweet'le