26 ŞUARA

  • 26:1

    Ta, Sim, Mim

  • 26:2

    Estos son los versículos de la Escritura clara.

  • 26:3

    Puede que quieras morir de pena porque no son creyentes.

  • 26:4

    Si hubiéramos querido habríamos hecho descender del cielo sobre ellos una señal ante la que sus cuellos se inclinarían humillados.

  • 26:5

    No llega a ellos ningún nuevo recuerdo del Clementísimo sin que ellos se aparten de él.

  • 26:6

    Ciertamente, desmienten, pero pronto les llegarán las noticias de aquello de lo que se burlaban.

  • 26:7

    ¿Acaso no ven como hemos hecho crecer en la Tierra parejas de todo tipo de plantas hermosas y buenas?

  • 26:8

    En verdad, en ello hay una señal, pero la mayoría de ellos no tiene fe.

  • 26:9

    Y, en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:10

    Y (recuerda) cuando tu Señor llamó a Moisés: «¡Ve al pueblo de los opresores!

  • 26:11

    El pueblo del Faraón ¿Por qué no temen a Dios?»

  • 26:12

    Dijo él: «¡Señor mío! Temo que me desmientan

  • 26:13

    y que mi pecho se angustie y mi lengua no sea suficientemente elocuente. Envía, pues, a Aarón.

  • 26:14

    ¡Y tienen cargos contra mí y temo que me maten!»

  • 26:15

    Dijo Él: «¡No será así! ¡Id, pues, ambos con Nuestras señales! En verdad, Nosotros estaremos escuchando junto a vosotros.

  • 26:16

    Id, pues, al Faraón y decidle: “En verdad, soy un Mensajero del Señor del Universo

  • 26:17

    para que dejes ir con nosotros a los Hijos de Israel.»

  • 26:18

    Dijo [Faraón]: «¿Acaso no te hemos criado entre nosotros de pequeño y permaneciste entre nosotros muchos años de tu vida

  • 26:19

    y luego hiciste lo que hiciste? Eres de los desagradecidos.»

  • 26:20

    Dijo: «Hice eso cuando era de los extraviados

  • 26:21

    y huí porque tuve miedo de vosotros, pero mi Señor me otorgó juicio y me hizo uno de Sus Mensajeros.

  • 26:22

    Y éste es el favor que me has hecho: esclavizar a los Hijos de Israel.»

  • 26:23

    Faraón dijo: «¿Y qué es eso de ‘el Señor del Universo’?»

  • 26:24

    Dijo: «El Señor de los cielos y de la Tierra y de lo que hay entre ambos, si es que sois gente de certezas.»

  • 26:25

    Dijo a quienes estaban a su alrededor: «¿No estáis oyendo?»

  • 26:26

    Dijo: «Señor vuestro y Señor de vuestros primeros padres.»

  • 26:27

    Dijo: «¡En verdad, ese Mensajero que os ha sido enviado está loco!»

  • 26:28

    Dijo: «El Señor del Oriente y del Occidente y de lo que entre ambos hay, si es que razonáis.»

  • 26:29

    Dijo: «Si tomas otro dios diferente a mí, te pondré entre los que están en la cárcel.»

  • 26:30

    Dijo: «¿Aunque te traiga algo evidente?»

  • 26:31

    Dijo: «¡Tráelo pues, si eres de los que dicen la verdad!»

  • 26:32

    Entonces, lanzó su bastón y fue claramente una serpiente

  • 26:33

    y sacó su mano y era blanca para los que observaban.

  • 26:34

    Dijo a los principales que había a su alrededor: «¡En verdad, éste es un mago muy experto!

  • 26:35

    Quiere echaros de vuestra tierra por medio de su magia, así pues, ¿Qué queréis que haga?»

  • 26:36

    Dijeron: «Dales un plazo a él y a su hermano y envía unos emisarios a las ciudades.

  • 26:37

    Que te traigan todos los magos expertos.»

  • 26:38

    Así pues, fueron congregados los magos en el lugar acordado para el encuentro el día establecido

  • 26:39

    y se dijo a la gente: «¿Queréis acudir?»

  • 26:40

    «Quizás así sigamos a los magos si son ellos los vencedores.»

  • 26:41

    Así que, cuando llegaron los magos, dijeron al Faraón: «¿Obtendremos una recompensa si somos los vencedores?»

  • 26:42

    Dijo: «Sí. Y, en verdad, seréis entonces de los cercanos a mí.»

  • 26:43

    Moisés les dijo: «¡Lanzad lo que tengáis que lanzar!»

  • 26:44

    Así pues, lanzaron sus cuerdas y bastones y dijeron: «¡Por el poder del Faraón! ¡Con seguridad, seremos los vencedores!»

  • 26:45

    Entonces, Moisés lanzó su bastón y éste engulló inmediatamente lo que ellos habían transformado.

  • 26:46

    Los magos cayeron prosternados.

  • 26:47

    Dijeron: «¡Creemos en el Señor del Universo!

  • 26:48

    El Señor de Moisés y de Aarón.»

  • 26:49

    Dijo: «¿Habéis creído en él antes de que yo os diera permiso? En verdad, él es el mayor de vosotros y quien os ha enseñado la magia. ¡Vais a saber! ¡Os cortaré las manos y los pies opuestos y os crucificare a todos!»

  • 26:50

    Dijeron: «No nos perjudicará. En verdad, nosotros regresaremos a nuestro Señor.

  • 26:51

    Verdaderamente, tenemos esperanza de que nuestro Señor perdone nuestros errores por haber sido los primeros en creer.»

  • 26:52

    Y revelamos a Moisés: «Parte con Mis siervos durante la noche, pues seréis perseguidos.»

  • 26:53

    Entonces, el Faraón envió emisarios a las ciudades:

  • 26:54

    «En verdad, ellos son una pequeña banda.

  • 26:55

    y, en verdad, han provocado nuestra ira,

  • 26:56

    pero nosotros somos un colectivo que está en guardia.»

  • 26:57

    Y les sacamos de los jardines y las fuentes

  • 26:58

    y de los tesoros y espléndidos lugares.

  • 26:59

    Así fue. Y se lo dimos en herencia a los Hijos de Israel.

  • 26:60

    Entonces les persiguieron al amanecer.

  • 26:61

    Y cuando los dos grupos se vieron, los compañeros de Moisés dijeron: «En verdad, nos están alcanzando.»

  • 26:62

    Dijo [Moisés]: «No. En verdad, mi Señor está conmigo y me guiará.»

  • 26:63

    Entonces revelamos a Moisés: «¡Golpea el mar con tu bastón!» y éste se partió y cada una de las partes era como una montaña inmensa.

  • 26:64

    Luego, hicimos que los otros se acercarán

  • 26:65

    y salvamos a Moisés y a todos los que con él estaban

  • 26:66

    y entonces ahogamos a los otros.

  • 26:67

    En verdad, en ello hay una señal. Y la mayoría de ellos no eran creyentes.

  • 26:68

    Y, en verdad, tu Señor es el Poderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:69

    Y relátales la historia de Abraham

  • 26:70

    cuando dijo a su padre y a su pueblo: «¿Qué es lo que adoráis?»

  • 26:71

    Dijeron: «Adoramos ídolos y continuaremos haciéndolo.»

  • 26:72

    Dijo: «¿Acaso os escuchan si les llamáis

  • 26:73

    u os benefician o perjudican?»

  • 26:74

    Dijeron: «No. Pero encontramos que nuestros padres hacían lo mismo.»

  • 26:75

    Dijo: «¿Habéis visto, pues, lo que estabais adorando

  • 26:76

    vosotros y vuestros antepasados?

  • 26:77

    Ellos son enemigos para mí, pero no el Señor del Universo,

  • 26:78

    el Cual me ha creado y es Quien me guía

  • 26:79

    y Quien me alimenta y me da de beber

  • 26:80

    y cuando estoy enfermo me cura

  • 26:81

    y Quien me hará morir y luego me dará la vida

  • 26:82

    y Quien, espero, perdonará mis errores el Día de la Recompensa.»

  • 26:83

    «¡Dios mío! ¡Otórgame juicio y reúneme con los Rectos!»

  • 26:84

    «Y dame una lengua sincera ante las generaciones futuras.

  • 26:85

    Y ponme entre los herederos del Jardín de las Delicias.

  • 26:86

    y perdona a mi padre. En verdad, él era de los extraviados.

  • 26:87

    Y no me dejes sin ayuda el día en que sean devueltos a la vida.»

  • 26:88

    El día en el que en nada beneficien bienes ni hijos,

  • 26:89

    sino el llegar a Dios con un corazón sano

  • 26:90

    y sea aproximado el Jardín para los temerosos de Dios

  • 26:91

    y se muestre el Infierno a los extraviados

  • 26:92

    y se les pregunte: “¿Dónde está lo que adorabais

  • 26:93

    en lugar de Dios? ¿Os auxilian o se auxilian entre ellos?”

  • 26:94

    Entonces, serán arrojados de cara a él, ellos y los extraviados unos tras otros

  • 26:95

    y el ejército de Iblís, todos juntos.

  • 26:96

    Allí, peleando entre ellos, dirán:

  • 26:97

    «¡Por Dios que estábamos en un extravío evidente

  • 26:98

    cuando os equiparábamos con el Señor del Universo!

  • 26:99

    ¡Nadie, sino los pecadores, nos extraviaron!

  • 26:100

    Ahora no tenemos quien interceda por nosotros,

  • 26:101

    ni amigo intimo.

  • 26:102

    Si hubiera para nosotros otra oportunidad seríamos de los creyentes.»

  • 26:103

    En verdad, es esto hay una señal, pero la mayoría no cree.

  • 26:104

    Y, en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:105

    El pueblo de Noé desmintió a los Mensajeros

  • 26:106

    cuando su hermano Noé les dijo: «¿No vais a ser temerosos de Dios?

  • 26:107

    En verdad, soy para vosotros un Mensajero digno de confianza.

  • 26:108

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:109

    No os pido por ello una recompensa. Mi recompensa sólo concierne al Señor del Universo.

  • 26:110

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.»

  • 26:111

    Dijeron: «¿Vamos a seguirte cuando sólo te siguen los de abajo?»

  • 26:112

    Dijo: «Yo no tengo conocimiento de lo que ellos hacen,

  • 26:113

    pues su cuenta la lleva sólo mi Señor ¿No lo comprendéis?

  • 26:114

    No voy yo a rechazar a los creyentes.

  • 26:115

    En verdad, yo sólo soy un amonestador que habla con claridad.»

  • 26:116

    Ellos dijeron: «Si no cesas ¡Oh Noé! ten por seguro que te lapidaremos.»

  • 26:117

    Él dijo: «¡Señor mío! ¡Mi pueblo me desmiente!

  • 26:118

    Abre, pues, entre yo y ellos una brecha y sálvame a mí y a los creyentes que están conmigo.»

  • 26:119

    Así pues, salvamos, en el Arca repleta a él y quienes con él estaban.

  • 26:120

    Luego, ahogamos a los que quedaron.

  • 26:121

    En verdad, en ello hay una señal. La mayoría de ellos no creían.

  • 26:122

    Y en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:123

    El pueblo de Ad desmintió a los Mensajeros

  • 26:124

    cuando su hermano Hud les dijo: «¿No vais a ser temerosos de Dios?

  • 26:125

    En verdad, soy para vosotros un Mensajero digno de confianza.

  • 26:126

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:127

    No os pido por ello una recompensa. Mi recompensa sólo concierne al Señor del Universo.»

  • 26:128

    «¿Vais a construir vanamente una señal en cada promontorio

  • 26:129

    y castillos como si fueseis a vivir eternamente?

  • 26:130

    Y cuando hacéis uso de la fuerza la ejercitáis con prepotencia.

  • 26:131

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:132

    Y temed a Quien os ha beneficiado con lo que sabéis.

  • 26:133

    Os ha beneficiado con ganado e hijos,

  • 26:134

    con jardines y viñedos.»

  • 26:135

    «En verdad, temo para vosotros el castigo de un día grandioso.»

  • 26:136

    Ellos dijeron: «Nos da igual que nos amonestes o que no nos amonestes.

  • 26:137

    Eso no es más que el comportamiento de los primitivos.

  • 26:138

    y nosotros no seremos castigados.»

  • 26:139

    Así pues, le desmintieron y Nosotros les destruimos. En verdad, en ello hay una señal. La mayoría de ellos no creía.

  • 26:140

    Y, en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:141

    El pueblo de Zamud desmintió a los Mensajeros

  • 26:142

    cuando su hermano Salih les dijo: «¿No vais a ser temerosos de Dios?

  • 26:143

    En verdad, soy para vosotros un Mensajero digno de confianza.

  • 26:144

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:145

    No os pido por ello una recompensa. Mi recompensa sólo concierne al Señor del Universo.»

  • 26:146

    «¿Acaso se os dejará en todo esto a salvo?

  • 26:147

    ¿En los jardines y viñedos

  • 26:148

    cultivos y palmerales de frutos dulces y maduros,

  • 26:149

    excavando casas en la montaña con maestría?»

  • 26:150

    «Temed, pues, a Dios y obedecedme

  • 26:151

    y no obedezcáis las órdenes de los inmoderados,

  • 26:152

    que corrompen en la Tierra y no corrigen lo que está mal.»

  • 26:153

    Ellos dijeron: «En verdad, tú estás embrujado.

  • 26:154

    Tú no eres más que un ser humano como nosotros. Tráenos una señal si eres de los que dicen la verdad.»

  • 26:155

    Él dijo: «Aquí tenéis una camella. Ella tendrá su turno para beber y vosotros el vuestro los días señalados.

  • 26:156

    Y no la maltratéis, pues sufriríais el castigo de un día grandioso.»

  • 26:157

    Pero la desjarretaron y luego se arrepintieron.

  • 26:158

    Y fueron castigados. En verdad, en ello hay una señal. La mayoría de ellos no creían.

  • 26:159

    Y, en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:160

    El pueblo de Lot desmintió a los Mensajeros

  • 26:161

    cuando su hermano Lot les dijo: «¿No vais a ser temerosos de Dios?

  • 26:162

    En verdad, soy para vosotros un Mensajero digno de confianza.

  • 26:163

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:164

    No os pido por ello una recompensa. Mi recompensa sólo concierne al Señor del Universo.

  • 26:165

    ¿Vais a los varones de los seres humanos

  • 26:166

    abandonando a las mujeres que Dios ha creado para vosotros? Sois un pueblo trasgresor.»

  • 26:167

    Ellos dijeron: «Si no cesas ¡Oh, Lot! serás expulsado.»

  • 26:168

    Él dijo: «En verdad, soy de los que detestan vuestra conducta.

  • 26:169

    ¡Dios mío! ¡Sálvame junto a mi familia de lo que hacen!»

  • 26:170

    Y les salvamos, a él y a su familia, a todos ellos.

  • 26:171

    Excepto a una mujer anciana que se quedó.

  • 26:172

    Entonces, destruimos a los otros

  • 26:173

    haciendo caer una lluvia sobre ellos. ¡Qué mala la lluvia de quienes habían sido amonestados!

  • 26:174

    En verdad, en ello hay una señal. La mayoría de ellos no creían.

  • 26:175

    Y, en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:176

    El pueblo de Al-Aykah desmintió a los Mensajeros

  • 26:177

    cuando Shuayb les dijo: «¿No vais a ser temerosos?

  • 26:178

    En verdad, soy para vosotros un Mensajero digno de confianza.

  • 26:179

    Temed, pues, a Dios y obedecedme.

  • 26:180

    No os pido por ello una recompensa. Mi recompensa sólo concierne al Señor del Universo.

  • 26:181

    ¡Dad con equidad la medida y no seáis de los que sisan!

  • 26:182

    ¡Y pesad con una balanza ajustada!

  • 26:183

    Y no deis de menos a la gente en sus cosas al pesar y medir y no corrompáis en la Tierra.

  • 26:184

    Y temed a Quien os ha creado a vosotros y a las generaciones primeras.»

  • 26:185

    Ellos dijeron: «¡En verdad, tú estás embrujado!»

  • 26:186

    y «Solamente eres un ser humano como nosotros y creemos que eres un mentiroso.

  • 26:187

    Haz que caiga sobre nosotros un trozo de cielo, si eres de los que dicen la verdad.»

  • 26:188

    El dijo: «Mi señor es Quien mejor sabe lo vosotros hacéis.»

  • 26:189

    Así que le desmintieron y les alcanzó el castigo del día de la nube que les daba sombra. En verdad, fue el castigo de un día grandioso.

  • 26:190

    En verdad, en ello hay una señal. La mayoría de ellos no creían.

  • 26:191

    Y en verdad, tu Señor es el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:192

    Y, en verdad, lo hace descender el Señor del Universo.

  • 26:193

    Lo baja el Espíritu digno de confianza

  • 26:194

    sobre tu corazón, para que seas de los amonestadores,

  • 26:195

    en lengua árabe clara.

  • 26:196

    Y, en verdad, ello estaba en la Escrituras de los primeros.

  • 26:197

    ¿Acaso no es una señal para ellos que los sabios de los Hijos de Israel lo supieran?

  • 26:198

    Y si lo hubiéramos hecho descender sobre alguien no árabe

  • 26:199

    y se lo hubiera recitado a ellos no habrían creído en él.

  • 26:200

    Así es como lo hacemos entrar en el corazón de los pecadores:

  • 26:201

    No creerán en él hasta que vean el castigo doloroso.

  • 26:202

    Y llegará a ellos por sorpresa y ellos no se darán cuenta.

  • 26:203

    Entonces dirán: «¿Se nos dará un plazo?»

  • 26:204

    ¿Acaso no pedían que se apresurase Nuestro castigo?

  • 26:205

    ¿No has visto que les dejaremos disfrutar unos años

  • 26:206

    y luego llegará a ellos lo que les ha sido prometido?

  • 26:207

    De nada les habrá servido lo que hayan disfrutado.

  • 26:208

    Y no hemos destruido ciudad alguna sin antes haberles amonestado

  • 26:209

    para que recordasen, pues no somos opresores.

  • 26:210

    No han sido los demonios quienes han descendido con él.

  • 26:211

    No les corresponde a ellos ni tienen poder para hacerlo.

  • 26:212

    En verdad, ellos están lejos de oírlo.

  • 26:213

    Y no invoques junto a Dios a ningún otro dios, pues serías de los castigados.

  • 26:214

    Y amonesta a tus familiares más cercanos

  • 26:215

    y protege bajo tus alas a los creyentes que te sigan.

  • 26:216

    Pero si te desobedecen, di: «Yo soy inocente de lo que hacéis.»

  • 26:217

    Y confía en el Todopoderoso, el Misericordiosísimo.

  • 26:218

    Quien te ve cuando te pones en pie

  • 26:219

    y cuando te mueves con los que se prosternan.

  • 26:220

    En verdad, Él es Quien todo lo oye, Quien todo lo sabe.

  • 26:221

    ¿Queréis que os informe sobre quiénes descienden los demonios?

  • 26:222

    Descienden sobre todo mentiroso pecador.

  • 26:223

    Transmiten lo que escuchan, pero la mayor parte de lo que dicen es mentira.

  • 26:224

    En cuanto a los poetas, sólo los extraviados les siguen.

  • 26:225

    ¿Acaso no has visto como divagan por todos los valles

  • 26:226

    y que dicen lo que no hacen?

  • 26:227

    Excepto aquellos que son creyentes y hacen buenas obras y recuerdan mucho a Dios y se toman la revancha después de haber sido oprimidos. Los opresores pronto sabrán a qué lugar regresarán.

Paylaş
Tweet'le