28 KASAS

  • 28:1

    Ta, Sim, Mim.

  • 28:2

    Estos son los versículos de la Escritura clara.

  • 28:3

    Te recitamos la verdad sobre la historia de Moisés y el Faraón para una gente que es creyente.

  • 28:4

    En verdad, el Faraón fue un tirano altivo en la Tierra. Dividió a la gente de ella en grupos. Debilitaba a uno de ellos, degollando a sus hijos y dejando con vida a sus mujeres. Verdaderamente, él era de los corruptores.

  • 28:5

    Nosotros quisimos favorecer a quienes habían sido desfavorecidos en la Tierra y les hicimos dirigentes y les hicimos los herederos.

  • 28:6

    Y [quisimos] darles posición en la Tierra y hacer ver por medio de ellos al Faraón, a Haman y al ejército de ambos aquello que temían.

  • 28:7

    Y revelamos a la madre de Moisés: «¡Amamántale! y cuando temas por él, ponle en el río y no temas ni estés triste. En verdad, Nosotros te lo devolveremos y le haremos uno de los Mensajeros.»

  • 28:8

    Así pues, le encontró la gente del Faraón, para que terminase siendo enemigo y motivo de preocupación para ellos. En verdad, el Faraón, Haman y el ejército de ambos se equivocaban.

  • 28:9

    Y la mujer del Faraón dijo: «Será un motivo de alegría para mí y para ti. No le matéis, puede que nos sea útil o que lo adoptemos como hijo.» Pero ellos no eran conscientes.

  • 28:10

    El corazón de la madre de Moisés quedó desolado y a punto habría estado de revelar lo ocurrido si no hubiésemos fortificado su corazón para que fuese de los que tienen fe.

  • 28:11

    Así pues, dijo a su hija: «¡Síguele!» Y ella le fue siguiendo de lejos y ellos no se dieron cuenta.

  • 28:12

    Nosotros impedimos antes que aceptase ninguna nodriza. Y ella dijo: «¿Queréis que os muestre una familia que se haga cargo de él para vosotros y lo cuide?»

  • 28:13

    Así le devolvimos a su madre, para que ella se alegrase y no estuviese triste y para que supiese que la promesa de Dios es verdadera. Pero la mayoría de ellos no tienen conocimiento.

  • 28:14

    Y cuando se hizo mayor y capaz le dimos juicio y sabiduría. Así es como recompensamos a quienes son buenos.

  • 28:15

    Y entró en la ciudad cuando sus gentes estaban distraídas y encontró en ella a dos hombres que se estaban golpeando, uno de su grupo y el otro de sus enemigos. Y el que era de su grupo le pidió ayuda contra el que era de sus enemigos y Moisés le dio un puñetazo y acabó con él. Dijo: «Esto es obra de Satanás. En verdad, él es un enemigo, un extraviador declarado.»

  • 28:16

    Dijo: «¡Dios mío! Verdaderamente, me he oprimido a mí mismo. ¡Perdóname pues!» y Él le perdonó. En verdad, Él es el Perdonador, el Misericordiosísimo.

  • 28:17

    Dijo: «¡Señor mío! Por el favor que me has otorgado, nunca más ayudaré a los pecadores.»

  • 28:18

    Y amaneció en la ciudad, temeroso, vigilante. Y cuando aquel a quien había ayudado el día anterior le pidió ayuda nuevamente a gritos, Moisés le dijo: «Eres claramente un desviado.»

  • 28:19

    Y cuando quiso separarle de quien era enemigo de ambos, él dijo: «¡Oh, Moisés! ¿Acaso quieres matarme como al que mataste ayer? ¡No quieres más que ser un tirano en la Tierra en lugar de querer mejorarla!»

  • 28:20

    Y de lo más alejado de la ciudad vino un hombre corriendo. Dijo: «¡Oh, Moisés! Los notables están deliberando sobre ti para matarte. Por tanto ¡Sal! En verdad, soy para ti un buen consejero.»

  • 28:21

    Así pues, salió de ella temeroso, vigilante. Dijo: «¡Señor mío! ¡Sálvame del pueblo opresor!»

  • 28:22

    Y cuando se dirigía a Madyan dijo: «¡Quizás mi Señor me dirija por el camino recto.»

  • 28:23

    Y cuando llegó al pozo de Madyan encontró en él a un grupo de gente abrevando a su ganado y encontró a dos mujeres manteniendo al suyo apartado. Él dijo: «¿Qué hacéis?» Ellas dijeron: «No abrevamos a nuestro ganado hasta que los pastores no se vayan, pues nuestro padre es muy anciano.»

  • 28:24

    Así pues, él abrevó el ganado para ellas y luego se volvió a la sombra y dijo: «¡Señor mío! ¡En verdad, estoy necesitado de cualquier bien que envíes para mí!»

  • 28:25

    Entonces vino una de las mujeres con pasos recatados. Ella dijo: «En verdad, mi padre te invita para compensarte por haber abrevado nuestro ganado.» Cuando llegó ante él y le relató la historia de lo que le había sucedido, él le dijo: «No temas. Te has salvado de los opresores.»

  • 28:26

    Una de las dos dijo: «¡Oh, padre mío! ¡Contrátale! En verdad, ¿A quién mejor puedes contratar? Es un hombre fuerte y digno de confianza.»

  • 28:27

    Él dijo: «En verdad, quiero casarte con una de estas dos hijas mías a condición de que trabajes para mí durante ocho años. Y si completas diez años eso dependerá de ti. No quiero forzarte. Me encontrarás, si Dios quiere, de los rectos.»

  • 28:28

    Él dijo: «Esto es entre yo y tú. Así pues, cualquiera de los dos plazos que cumpla no me será reprochado. Y Dios es garante de lo que hemos dicho.»

  • 28:29

    Y cuando Moisés completo el plazo y partió con su familia, divisó un fuego en las cercanías del monte y dijo a su familia: «¡Esperad! He divisado un fuego. Puede que os traiga de él alguna noticia o una brasa del fuego para que, quizás así, podáis calentaros.»

  • 28:30

    Y cuando se aproximó a él, fue llamado desde el lugar bendito en el que se encontraba un árbol, en el lado derecho del valle: «¡Oh, Moisés! En verdad, yo soy Dios, Señor del Universo.

  • 28:31

    ¡Arroja tu bastón!» Y cuando lo vio reptando como si fuera una serpiente se volvió de espaldas sin mirar atrás. «¡Oh, Moisés! ¡Regresa y no temas! ¡En verdad, estás a salvo!

  • 28:32

    Introduce tu mano en tu costado y saldrá blanca, sin defecto. Pon tu mano sobre tu corazón si sientes temor. Estas son dos pruebas procedentes de tu Señor para el Faraón y sus notables. En verdad, ellos son una gente corruptora.»

  • 28:33

    Él dijo: «¡Señor mío! En verdad, he matado a uno de ellos y temo que me maten.

  • 28:34

    Y mi hermano Aarón posee una lengua más elocuente. Envíale, pues, conmigo para que me ayude y confirme mis palabras. En verdad, temo que me desmientan.»

  • 28:35

    Dijo: «Fortaleceré tu brazo con tu hermano y os daré a ambos tal poder que no podrán tocaros. Con la ayuda de Mis señales, vosotros y quienes os sigan seréis los vencedores.»

  • 28:36

    Así pues, cuando Moisés vino a ellos con Nuestras pruebas claras, dijeron: «Esto no es más que magia inventada y no oímos nada de esto a nuestros primeros padres.»

  • 28:37

    Y dijo Moisés: «¡Mi Señor es Quien mejor sabe quién vino con la guía de Su parte y quién obtendrá la Morada Final! ¡Los opresores no triunfarán!»

  • 28:38

    Y el Faraón dijo: «¡Oh, notables! No conozco ningún otro dios para vosotros más que yo.» «¡Oh, Haman! Hazme un fuego sobre el barro y construye para mí una torre alta para que, quizás así, pueda echar un vistazo al dios de Moisés, porque creo que él es un mentiroso.»

  • 28:39

    Él y su ejército se volvieron altivos en la Tierra sin ningún derecho y creyeron que no regresarían a Nosotros.

  • 28:40

    Pero les tomamos a él y a su ejército y les arrojamos al mar. Y observa cuál fue el final de los opresores.

  • 28:41

    Les hicimos dirigentes llamando al Fuego y el Día del Levantamiento no serán auxiliados.

  • 28:42

    Hicimos que en esta vida les persiguiera una maldición y el Día del Levantamiento estarán entre los poseedores de un horrible rostro.

  • 28:43

    Y, ciertamente, entregamos a Moisés la Escritura después de que destruyéramos a las primeras generaciones, para abrir los ojos a las gentes y como una guía y una misericordia, para que, quizás así, reflexionasen.

  • 28:44

    Tú no estuviste en el lado occidental cuando Nosotros dimos la orden a Moisés y no fuiste uno de los testigos,

  • 28:45

    pero hicimos surgir otras generaciones y alargamos sus vidas. Tú no residías entre la gente de Madyan para recitarles Nuestros versículos, sino que somos Nosotros quienes enviamos Mensajeros.

  • 28:46

    Y no estabas en la ladera del monte cuando Nosotros llamamos, pero es una misericordia de tu Señor para amonestar a un pueblo al que no habíamos enviado antes de ti un amonestador, para que así, quizás, reflexionen.

  • 28:47

    Pues, si no, cuando les hubiese afligido una desgracia por lo que sus manos enviaron por delante, habrían dicho: «¡Señor nuestro! ¿Por qué no nos enviaste un Mensajero para que siguiéramos Tus señales y fuésemos de los creyentes?»

  • 28:48

    Pero cuando llega a ellos la Verdad que viene de Nosotros, dicen: «¿Por qué no se le ha dado lo mismo que le fue dado a Moisés?» ¿Acaso no descreyeron también de lo que le fue dado a Moisés anteriormente? Dicen: «¡Ambos son magia manifiesta!» Y dicen: «¡No creemos en nada de ello!»

  • 28:49

    Di: «Traed, pues, una Escritura procedente de Dios que guíe mejor que esas dos para que yo la siga, si es que decís la verdad.»

  • 28:50

    Pero si no te responden, sabe entonces que lo que siguen son sus pasiones y ¿Quién está más extraviado que quien sigue sus pasiones sin guía de Dios? ¡En verdad, Dios no guía a la gente opresora!

  • 28:51

    Y, ciertamente, hemos compuesto y relacionado para ellos la Palabra para que, quizás así, reflexionen.

  • 28:52

    Aquellos a quienes Nosotros dimos la Escritura antes de él, creen en él

  • 28:53

    y, cuando se les recita, dicen: Creemos en él. Ciertamente, es la Verdad que proviene de nuestro Señor. Ciertamente, nosotros éramos musulmanes desde antes de él.»

  • 28:54

    A ellos se les recompensará dos veces por lo pacientes que fueron. Y ellos se defienden del mal con el bien y reparten de aquello que Nosotros les hemos proveído

  • 28:55

    y cuando oyen conversaciones vanas se apartan de ellas y dicen: «Nosotros somos responsables de nuestros actos y vosotros de los vuestros. Quedad en paz. No tratamos con los ignorantes.»

  • 28:56

    En verdad, tú no puedes guiar a quien quieras, sino que Dios guía a quien Él quiere y Él es quien mejor conoce quiénes están guiados.

  • 28:57

    Y dicen: «Si seguimos la guía contigo seríamos desposeídos de nuestro territorio.» ¿Acaso no les hemos establecido en un lugar sagrado, seguro, al que llegan toda clase de frutos, como provisión de parte Nuestra? Pero la mayoría de ellos no tienen conocimiento.

  • 28:58

    ¿Cuántos pueblos hemos destruido que se enorgullecían de su nivel de vida? Esos son sus hogares, los cuales, después de ellos, no están habitados más que por unos pocos y Nosotros fuimos los herederos.

  • 28:59

    Y tu Señor no destruyó las ciudades hasta haber enviado a su metrópoli un Mensajero que les recitara Nuestros versículos y no destruimos ciudad alguna en la que sus gentes no fueran opresoras.

  • 28:60

    Y lo que os ha sido concedido es sólo el disfrute de la vida mundanal y sus encantos, pero lo que hay junto a Dios es mejor y más duradero. ¿Es que no razonáis?

  • 28:61

    ¿Acaso a quien Nosotros hicimos una buena promesa y se encontrará con ella es como aquel a quien Nosotros hemos dado a disfrutar los placeres de esta vida mundanal y luego, el Día del Levantamiento, será de los que tendrán que presentarse?

  • 28:62

    Y el día en que Él les llame y diga: «¿Dónde están aquellos que vosotros suponíais que eran Mis socios?»

  • 28:63

    aquellos que hayan sido sentenciados dirán: «¡Señor nuestro! ¡Estos son a quienes nosotros habíamos extraviado! ¡Les extraviamos de la misma manera en que nosotros estábamos extraviados! Nosotros somos inocentes ante Ti. No era a nosotros a quienes ellos adoraban.»

  • 28:64

    Y se les dirá: «¡Invocad a quienes asociabais a Dios en vuestra adoración!» Y les invocarán, pero ellos no les contestarán, y verán el castigo. ¡Ojalá hubieran seguido la buena guía!

  • 28:65

    Y el día en que Él les llame y les diga: «¿Qué respondisteis a los Mensajeros?»

  • 28:66

    Ese día las noticias estarán ciegas para ellos y no se preguntarán unos a otros.

  • 28:67

    Pero quien se haya arrepentido y haya tenido fe y realizado buenas acciones puede que esté entre los triunfadores.

  • 28:68

    Y tu Señor crea lo que quiere y elige, mientras que ellos no tienen elección. ¡Glorificado sea Dios y ensalzado por encima de lo que le asocian!

  • 28:69

    Y tu Señor conoce lo que ocultan sus pechos y lo que manifiestan.

  • 28:70

    Y Él es Dios. No hay más dios que Él. A Él pertenece la alabanza en esta vida y en la Otra y a Él pertenece el juicio y a Él se os hará regresar.

  • 28:71

    Di: «¿Habéis visto? Si Dios hiciera la noche perpetua sobre vosotros hasta el Día del Levantamiento ¿Qué dios, aparte de Dios, os traería luz? ¿Acaso no escucháis?»

  • 28:72

    Di: «¿Habéis visto? Si Dios hiciera el día perpetuo sobre vosotros hasta el Día del Levantamiento ¿Qué dios, aparte de Dios, os traería la noche para que descanséis en ella? ¿Es que no veis?»

  • 28:73

    Y por Su misericordia, ha puesto para vosotros la noche para que descanséis en ella y el día para que busquéis el favor de Dios y, quizás así, seáis agradecidos.

  • 28:74

    Y el día en que Él les llame y diga: «¿Dónde están aquellos que vosotros suponíais que eran Mis socios?»

  • 28:75

    y hagamos salir un testigo de cada comunidad y digamos: «¡Aportad vuestras prueba!» Sabrán entonces que el derecho pertenece a Dios y se apartará de ellos lo que inventaban.

  • 28:76

    En verdad, Qarun era del pueblo de Moisés, pero se comportó altivamente con ellos. Nosotros le dimos tantos tesoros que las llaves de los mismos resultaban pesadas para un grupo de hombres forzudos. Cuando su pueblo le dijo: «No te vanaglories, pues Dios no ama a quienes se vanaglorian

  • 28:77

    y busca, con lo que Dios te ha otorgado, la Morada de la otra vida y no olvides tu parte de esta vida y haz el bien igual que Dios te ha hecho el bien a ti y no busques corromper en la Tierra. En verdad, Dios no ama a los corruptores.»

  • 28:78

    Dijo: «En verdad, se me ha dado todo esto por el conocimiento que poseo.» ¿Acaso no sabía que Dios ha destruido antes de él generaciones que eran más poderosas que él y que habían atesorado más? Los pecadores no serán preguntados por sus pecados.

  • 28:79

    Y salía ante su pueblo con todos sus adornos y aquellos que deseaban la vida mundanal decían: «¡Ojalá nosotros tuviésemos algo semejante a lo que le ha sido dado a Qarun! ¡En verdad, él posee una riqueza inmensa!»

  • 28:80

    Pero aquellos a quienes les había sido dado el conocimiento dijeron: «¡Ay de vosotros! ¡La recompensa de Dios es mejor para quienes tienen fe y realizan buenas acciones, pero no la obtendrán más que quienes sean pacientes!»

  • 28:81

    Hicimos que la tierra se tragase a él y a su casa y no hubo ningún grupo que le auxiliara ante Dios y no pudo ayudarse a sí mismo.

  • 28:82

    Y quienes ayer deseaban su posición amanecieron diciendo: «¡Ay! ¡Dios expande y restringe la provisión a quien Él quiere de sus siervos! ¡Si Dios no nos hubiese agraciado, nos habría tragado a nosotros!» ¡Ay! ¡Quienes no son creyentes no triunfarán!

  • 28:83

    Esa es la morada de la otra vida que Nosotros otorgamos a quienes no desean mostrarse altaneros en la Tierra ni corromper. El buen final es para quienes son temerosos de Dios.

  • 28:84

    Quien venga con buenas obras obtendrá algo mejor que ellas y quien venga con malas acciones sólo será retribuido por el mal que hacía.

  • 28:85

    En verdad, Quien ha hecho para ti obligatorio el Corán te hará volver al lugar de retorno. Di: «Mi Señor es Quien mejor sabe quién sigue la buena guía y quién está en un extravío evidente.»

  • 28:86

    Tú no esperabas que te fuese entregada la Escritura. No fue sino una misericordia procedente de tu Señor. No respaldes, pues, a quienes no tienen fe

  • 28:87

    y no les permitas que te aparten de las señales de Dios después de que han sido hechas descender para ti. Convoca a las gentes hacia tu Señor y no seas de los que adoran a otros como si fueran Dios.

  • 28:88

    Y no invoques junto a Dios a otros dioses. No hay otro dios más que Él. Todas las cosas perecen excepto Su rostro. Al Él pertenece el juicio y hacía Él se os hará regresar.

Paylaş
Tweet'le