4 NİSA

  • 4:1

    ¡Oh gentes! ¡Temed a vuestro Señor, que os creó de una sola alma y que creó de ella a su pareja y que, a partir de ambos, ha hecho surgir hombres y mujeres en abundancia! Y temed a Dios, en cuyo nombre os pedís unos a otros y [cuidad] las relaciones familiares. En verdad, Dios os observa.

  • 4:2

    Y dad a los huérfanos sus bienes y no deis lo malo en lugar de lo bueno y no os comáis sus bienes juntándolos con los vuestros. En verdad, sería un gran pecado.

  • 4:3

    Y si teméis no ser justos con los huérfanos, casaos con [otras de] las mujeres que os gusten, dos, tres o cuatro. Pero si, aún así, teméis no ser justos, hacedlo [sólo] con una o con una de vuestras esclavas. Eso estará más cerca de no ser injustos.

  • 4:4

    Y entregad a las mujeres sus dotes como una obligación, pero si ellas os perdonan una parte, usadla lícita y gustosamente.

  • 4:5

    Y no deis a los incapacitados mentales los bienes que Dios os ha proporcionado para vuestro funcionamiento y proveedles de ellos y vestidles y habladles con dulzura.

  • 4:6

    Examinad a los huérfanos hasta que lleguen a la edad de casarse y, si los consideráis maduros, entregadles sus bienes y no os los comáis, derrochándolos prematuramente, antes de que se hagan mayores. Y el que sea rico, que se abstenga de ellos, y el que sea pobre que use lo justo. Cuando les entreguéis sus bienes, hacedlo ante testigos. Y Dios es suficiente para llevar la cuenta.

  • 4:7

    A los hombres les corresponde una parte de lo que han dejado sus padres y familiares cercanos y a las mujeres una parte de lo que han dejado los padres y familiares cercanos, sea poco o mucho, es la parte establecida.

  • 4:8

    Y si en el reparto están presentes los familiares, los huérfanos y los necesitados, dadles de ello y habladles con amabilidad.

  • 4:9

    Aquellos que si dejasen tras de sí hijos menores de edad temerían por ellos, que se preocupen [por los huérfanos] y que sean temerosos de desagradar a Dios y les hablen con ternura y cariño.

  • 4:10

    En verdad, aquellos que devoran injustamente los bienes de los huérfanos, solamente introducen fuego en sus vientres y pronto arderán en el Fuego abrasador.

  • 4:11

    Dios os ordena en lo relativo a vuestros hijos que la parte del varón sea igual a la parte de dos hembras y si [vuestros hijos] fueran dos mujeres o más de dos, recibirán dos tercios de lo que dejó [el fallecido]. Si sólo fuera una, le corresponde la mitad. Y a los padres de él corresponde una sexta parte para cada uno, en caso de que dejéis hijos. Si no dejáis hijos y los padres son los [únicos] herederos, a la madre de él le corresponde un tercio Pero si él deja hermanos, a la madre le corresponde un sexto. Esto, después de haber cumplido con las disposiciones testamentarias o las deudas pendientes. No sabéis quien será más beneficioso para vosotros, si vuestros padres o vuestros hijos. Esto es lo que Dios ha ordenado. En verdad, Dios todo lo conoce, es sabio.

  • 4:12

    Y a vosotros os corresponde la mitad de lo que dejen vuestras esposas si no tienen hijos. Pero si tienen hijos, a vosotros os corresponde un cuarto de lo que dejen, después de cumplir con los legados testamentarios que ella haya dispuesto y con las deudas. Y a ellas les corresponde un cuarto de lo que dejéis si no tenéis hijos. Pero si tenéis hijos, a ellas les corresponde la octava parte de lo que dejéis, después de cumplir con los legados testamentarios que hayáis dispuesto y pagar las deudas. Y si un hombre o una mujer de quien se hereda, fuera kalála y tiene un hermano o una hermana, a cada uno de ellos le corresponde un sexto y si fueran más se repartirán un tercio después de cumplir con los legados las deudas, sin perjudicar a nadie. Esto es lo dispuesto por Dios. Dios es sabio, magnánimo.

  • 4:13

    Estas son las disposiciones establecidas por Dios y, a quien obedezca a Dios y a Su profeta, Él le hará entrar en Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, en los que morará eternamente. ¡Ese es el éxito inmenso!

  • 4:14

    Y a quien desobedezca a Dios y a Su profeta y traspase Sus límites, Él le hará entrar en un Fuego en el que permanecerá eternamente y recibirá un castigo humillante.

  • 4:15

    Si alguna de vuestras mujeres casadas comete pecado, buscad a cuatro de entre vosotros que atestigüen contra ella. Si lo atestiguan, recluidlas en (sus) casas hasta que les llegue la muerte o Dios les procure una vía.

  • 4:16

    Y si dos de los vuestros (que no estén casados) cometen pecado, castigad a ambos. Pero, si se arrepienten y se reforman, dejadles en paz. En verdad, Dios es perdonador, misericordiosísimo.

  • 4:17

    En verdad, el perdón de Dios es para aquellos que hacen elmal por ignorancia y luego se arrepienten inmediatamente. A esos Dios les perdona. Dios es conocedor, sabio.

  • 4:18

    Pero el perdón no es para aquellos que saben que hacen el mal hasta que les llega la muerte y, entonces, dicen: «Ahora me arrepiento», ni para aquellos que mueren sin creer. Para ellos tenemos previsto un castigo doloroso.

  • 4:19

    ¡Oh los que creéis! No es lícito para vosotros que heredéis de vuestras mujeres contra su voluntad, ni que las presionéis para recuperar algo de lo que les habéis dado, excepto si son culpables de un acto claramente deshonroso. Y convivid con ellas conforme a lo que es correcto, pues si os resultan odiosas, quizás odiéis algo en lo que Dios ha puesto un gran bien.

  • 4:20

    Y si queréis cambiar una esposa por otra y habéis dado a una de ellas un quintal [de oro], no toméis nada de ello ¿Acaso lo tomaríais cometiendo una infamia y un pecado evidente?

  • 4:21

    Y ¿Cómo lo tomaríais, después de haber tenido una relación intima el uno con el otro y de haber ellas obtenido de vosotros un compromiso firme?

  • 4:22

    Y no os caséis con las mujeres con quienes se casaron vuestros padres, exceptuando lo que ya hicisteis. En verdad, sería algo indecente y aborrecible y un mal camino.

  • 4:23

    Desde ahora, quedan prohibidas para vosotros vuestras madres, vuestras hijas, vuestras hermanas, vuestras tías paternas y maternas, las hijas de vuestros hermanos y hermanas y vuestras madres y hermanas de leche y vuestras suegras, las hijas de vuestras esposas, que están bajo vuestra custodia, una vez que hayáis consumado el matrimonio con sus madres, pero si no lo habéis consumado no cometéis pecado con ello; las esposas de vuestros propios hijos y que os unáis con dos hermanas al mismo tiempo, excepto si lo hicisteis en el pasado. En verdad, Dios es perdonador, misericordiosísimo.

  • 4:24

    Ni [podéis casaros] con las mujeres casadas, excepto que sean propiedad vuestra. Es un decreto de Dios para vosotros. Y, a parte de esos casos, es lícito para vosotros buscar la unión con ellas si las solicitáis con vuestros bienes, buscando el matrimonio y no la fornicación. Y si os casáis temporalmente con ellas, dadles su dote obligatoriamente. Y no cometéis falta en lo que, aparte de la dote, convengáis de mutuo acuerdo. En verdad, Dios todo lo conoce, es sabio.

  • 4:25

    Y quién de vosotros no disponga de medios suficientes para casarse con una creyente libre, que lo haga con una de vuestras jóvenes siervas creyentes. Dios es Quien mejor conoce vuestra fe. Descendéis unos de otros. Casaos, pues, con ellas con permiso de la familia a la que pertenecen y dadles su dote conforme a lo que es justo, como a mujeres honradas, no como a prostitutas o a las que toman amantes. Si se casan y luego cometen algo deshonesto, tendrán la mitad de castigo que las mujeres libres. Esto es para quienes de vosotros teman caer en el pecado de fornicación, pero es mejor para vosotros si tenéis paciencia. Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:26

    Dios quiere aclararos las cosas y guiaros a las costumbres de los que existieron antes de vosotros para perdonaros. Dios es conocedor, sabio.

  • 4:27

    Dios quiere perdonaros y aquellos que siguen a sus apetitos quieren que os desviéis completamente.

  • 4:28

    Dios quiere aligerar vuestra carga, pues el ser humano fue creado débil.

  • 4:29

    ¡Oh los que creéis! No os comáis la riqueza unos a otros ilegalmente. Es diferente si comerciáis de común acuerdo. Y no os matéis vosotros mismos. En verdad, Dios ha sido misericordiosísimo con vosotros.

  • 4:30

    Y a quien obre así, violando la ley y oprimiendo, le arrojaremos al Fuego. Eso es fácil para Dios.

  • 4:31

    Si os abstenéis de cometer los pecados graves que os han sido prohibidos, ocultaremos vuestras pequeñas malas acciones y os introduciremos en una morada generosa.

  • 4:32

    Y no deseéis aquello con lo que Dios ha favorecido a unos sobre otros. Los hombres tienen una parte de lo que realizan y las mujeres una parte de lo que realizan. Y pedid a Dios que os otorgue de Su favor. En verdad, Dios conoce bien todas las cosas.

  • 4:33

    Nosotros hemos designado, para todos, herederos de lo que dejan los padres y los familiares cercanos. Y a aquellos con los que tenéis un compromiso establecido, dadles su parte. Ciertamente Dios es testigo de todo.

  • 4:34

    Los hombres son los encargados de proteger y atender a las mujeres por aquello con lo que Dios ha favorecido a unos sobre otros y por lo que gastan de sus bienes. Y las casadas virtuosas son discretas y protegen en ausencia [de sus esposos] lo que Dios ha encargado proteger. Y a aquellas de las que temáis una conducta rebelde y obstinada, amonestadlas [primero], y [si no surte efecto] abandonadlas en el lecho y [en última instancia] golpeadlas. Pero si os obedecen, no hagáis nada contra ellas. Dios es Excelso, Grande.

  • 4:35

    Y si teméis una ruptura entre ellos dos, designar un árbitro entre los familiares de él y otro árbitro entre los familiares de ella. Si ellos desean reconciliarse, Dios hará que se pongan de acuerdo. En verdad, Dios es buen conocedor, está informado de todo.

  • 4:36

    Y adorad a Dios y no adoréis nada junto a Él. Y sed buenos con vuestros padres, con vuestros familiares, los huérfanos, los necesitados, los vecinos cercanos y los vecinos lejanos, con el compañero de viaje, con el viajero y con vuestros esclavos. En verdad, Dios no ama a quien sea un fanfarrón arrogante.

  • 4:37

    Esos que son avaros y que llevan a la gente a la avaricia y ocultan los favores que Dios les ha otorgado. Hemos preparado para los que no creen un castigo humillante,

  • 4:38

    y para los que gastan sus riquezas para ser vistos por las gentes y no creen en Dios ni en el Último Día y para quien tiene a Satanás por compañero. ¡Qué mal compañero!

  • 4:39

    ¿Qué les hubiese costado creer en Dios y en el Último Día y haber gastado de lo que Dios les había proveído? ¡Dios les conoce bien!

  • 4:40

    En verdad, Dios no oprime ni una pizca de un átomo y si se realiza una buena acción Él la multiplicará y otorgará una gran recompensa.

  • 4:41

    ¿Qué pasará entonces, cuando traigamos un testigo de cada comunidad y te traigamos a ti como testigo de estos?

  • 4:42

    Ese día, aquellos que no creyeron y desobedecieron al Mensajero querrán que la Tierra se los trague y no podrán ocultar a Dios nada de lo que hicieron.

  • 4:43

    ¡Oh los que creéis! No os acerquéis a la oración estando ebrios hasta que sepáis lo que decís, ni si estáis impuros, hasta que os hayáis lavado, excepto si estáis de viaje. Y si estáis enfermos o de viaje o uno de vosotros viene de hacer sus necesidades, o tuvisteis contacto con mujeres y no encontráis agua, purificaos con tierra pura, pasándola por vuestro rostro y vuestras manos. Ciertamente, Dios es indulgente, perdonador.

  • 4:44

    ¿No has visto a quienes les fue dada parte de la Escritura [Sagrada]? Compran el extravío y quieren que también vosotros extraviéis el Camino.

  • 4:45

    Y Dios es Quien mejor conoce a vuestros enemigos. Y Dios es suficiente como protector y como auxiliador.

  • 4:46

    Algunos judíos alteran el significado de las palabras y dicen: “Oímos y desobedecemos” y “Oye sin escuchar” y “Raina”, distorsionándola con sus lenguas e insultando a las creencias religiosas. Si hubieran dicho: «Oímos y obedecemos» y «¡Escucha! y ¡Míranos!» habría sido mejor para ellos y más correcto, pero Dios les maldijo por su falta de fe, pues de ellos no creen más que unos pocos.

  • 4:47

    ¡Oh, aquellos a quienes les fue dada la Escritura [Sagrada]! ¡Creed en lo que hicimos descender confirmando lo que teníais, antes de que borremos los rostros y los volvamos del revés o los maldigamos como maldijimos a las gentes del sabt [sábado]! La orden de Dios es para ser cumplida.

  • 4:48

    En verdad, Dios no perdona que se adore a nadie junto a Él pero, excepto eso, perdona a quien Él quiere. Y quien adora a otros junto a Dios ha cometido un pecado inmenso.

  • 4:49

    ¿No has visto a quienes se consideran puros? Pero es Dios Quien purifica a quien Él quiere y nadie será oprimido en lo más mínimo.

  • 4:50

    Observa como inventan mentiras sobre Dios. Eso es suficiente como pecado evidente.

  • 4:51

    ¡No has visto a quienes les fue dada una parte de la Escritura [Sagrada] y creen en los espíritus mágicos malignos y en los falsos ídolos y dicen de los que no son creyentes: «Esos están mejor guiados que los creyentes.»

  • 4:52

    Esos son a quienes Dios maldijo y no encontrarás quien auxilie a quien Dios maldice.

  • 4:53

    ¿Acaso tienen parte en el gobierno? Si así fuera no darían a la gente lo más mínimo.

  • 4:54

    ¿O es que envidian a la gente por lo que Dios les ha otorgado de Su favor? Pues, a la familia de Abraham le dimos, en verdad, la Escritura [Sagrada] y la Sabiduría y les dimos un Gobierno inmenso.

  • 4:55

    De ellos los hay que creen en él y los hay que se apartan de él. El Infierno será suficiente fuego para abrasarles.

  • 4:56

    En verdad, a aquellos que no creen en Nuestras señales, les haremos arder en un Fuego en el que cada vez que sus pieles se quemen se las sustituiremos por otras distintas, para que saboreen el castigo. En verdad, Dios es poderoso, sabio.

  • 4:57

    Y, a aquellos que creen y obran rectamente, pronto les haremos entrar en un Jardín de cuyas profundidades brotan los ríos, en el que estarán eternamente. En ellos tendrán parejas purificadas y les colocaremos bajo densas sombras.

  • 4:58

    En verdad, Dios os ordena devolver a sus propietarios los depósitos que se os confiaron y que, si juzgáis entre la gente, lo hagáis con justicia. ¡Qué excelente es aquello de lo que Dios os advierte! En verdad, Dios todo lo oye, todo lo ve.

  • 4:59

    ¡Oh, los que creéis! ¡Obedeced a Dios y obedeced al Mensajero y a los que de vosotros tienen autoridad! Y si discutís sobre algo, remitidlo a Dios y al Mensajero si creéis en Dios y en el Último Día. Eso es un bien y la mejor solución.

  • 4:60

    ¿No has visto a esos que proclaman que creen en lo que fue hecho descender para ti y en lo que fue hecho descender ante de ti? Quieren recurrir al juicio de los tiranos, a pesar de que se les ha ordenado no creer en ellos y quiere el Demonio extraviarles lo más lejos posible.

  • 4:61

    Y cuando se les dice: «Venid a lo que hizo descender Dios y [venid] hacia el Mensajero» ya ves cómo los hipócritas se apartan totalmente de ti.

  • 4:62

    Y cómo, cuando les aflige una desgracia por lo que hicieron con sus propias manos, vienen a ti jurando por Dios: «No deseamos más que el bien y la concordia.»

  • 4:63

    Dios conoce bien lo que hay en sus corazones, así que apártate de ellos y amonéstales y háblales con elocuencia que llegue a sus almas.

  • 4:64

    Y no Hemos enviado Mensajero alguno sino para que sea obedecido, con el permiso de Dios. Si, cuando fueron injustos consigo mismos, hubieran venido a ti y hubieran pedido el perdón de Dios y el Mensajero hubiera pedido perdón para ellos, habrían encontrado a Dios perdonador y misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:65

    Pero no. Juro por tu Señor que no creerán hasta que no te hayan hecho que juzgues sobre lo que disputan entre ellos. Entonces ya no encontrarán en sus almas como escapar de tu veredicto y se someterán plenamente.

  • 4:66

    Si Nosotros hubiéramos decretado para ellos: «¡Mataos unos a otros!» o «¡Abandonad vuestros hogares!» sólo unos pocos de ellos lo habrían hecho. Pero, si hubiesen realizado aquello a lo que se les exhortó, habría sido mejor para ellos y su fe habría salido fortalecida.

  • 4:67

    Y, entonces les habríamos otorgado por Nuestra parte una recompensa inmensa

  • 4:68

    y les habríamos guiado al camino recto.

  • 4:69

    Y quien obedezca a Dios y al Mensajero estará con aquellos a los que Dios ha agraciado: los profetas, los veraces, los mártires y los justos. ¡Qué excelentes compañeros!

  • 4:70

    ¡Este el favor que proviene de Dios! Y es suficiente con que Dios conozca.

  • 4:71

    ¡Oh los que creéis! Tomad precauciones y salid a combatir formando destacamentos fuertes o todos juntos.

  • 4:72

    En verdad, entre vosotros hay quien se queda atrás y si os aflige una desgracia dice: «Por una merced de Dios no estaba con ellos.»

  • 4:73

    Pero si Dios os favorece, dice, como si entre vosotros y él no existiera una amistad: «¡Ojalá hubiera estado con ellos! ¡Habría obtenido un éxito inmenso!»

  • 4:74

    ¡Que combatan por la causa de Dios aquellos que han vendido su vida en este mundo a cambio de la otra! Y, a quien combate por la causa de Dios, tanto si es matado como si vence, Nosotros le daremos una recompensa inmensa.

  • 4:75

    ¿Es que no vais a combatir por la causa de Dios y de los hombres, mujeres y niños oprimidos que dicen: «¡Señor nuestro! Sácanos de este país de gentes opresoras y tráenos a alguien que, de Tu parte, nos proteja y auxilie.»

  • 4:76

    Los que creen combaten por la causa de Dios y los que no creen combaten por la causa de los tiranos. ¡Combatid, pues, a los amigos de Satanás! Ciertamente, la intriga de Satanás es débil.

  • 4:77

    ¿No has visto a aquellos a quienes se les dijo: «Apartad vuestras manos [de las armas], estableced la oración y dad la limosna ritual» que cuando se les ordena ir al combate temen a los hombres como si fueran Dios o más aun y dicen: «¡Señor nuestro! ¿Por qué nos has ordenado ir al combate? Si al menos nos lo aplazaras un poco...»? Di: «El disfrute de esta vida es poco y la otra Vida es mejor para quien teme desagradar a Dios. Y no seréis oprimidos lo más mínimo.

  • 4:78

    Dondequiera que os encontréis os hallará la muerte, aunque os escondierais en torres fortificadas.» Si les acontece algo bueno dicen: «Esto procede de Dios», pero si les ocurre algo malo dicen: «Esto procede de ti.» Di: «Todo viene de Dios.» Lo que ocurre con esa gente es que apenas entienden lo que sucede.

  • 4:79

    Lo bueno que te sucede proviene de Dios y lo malo que te sucede proviene de ti mismo. Te hemos enviado a los hombres como un Mensajero. Basta Dios como testigo.

  • 4:80

    Quien obedece al Mensajero, ciertamente, obedece a Dios. En cuanto a quienes (te) den la espalda, no te hemos enviado a ellos para que seas su protector.

  • 4:81

    Dicen: «Obedecemos» pero cuando salen de tu presencia, un grupo de ellos conspira en la noche en contra de lo que tú dices. Pero Dios toma nota de lo que traman de noche. ¡No te preocupes por ellos y confía en Dios! ¡Dios es suficiente protector!

  • 4:82

    ¿Acaso no meditan el Corán? Si procediera de otro distinto que Dios, sin duda, habrían encontrado en él abundantes contradicciones.

  • 4:83

    Y, cuando llega a ellos un asunto del que sentirse seguros o del que temer, lo difunden [sin verificarlo], pero si lo hubiesen remitido al Mensajero y a los que tienen autoridad entre ellos, aquellos que deseaban saber la verdad de primera mano la habrían sabido. Y si no fuese por el favor de Dios sobre vosotros y por Su misericordia, habríais seguido a Satanás, exceptuando a unos pocos.

  • 4:84

    Así pues ¡Combate por la causa de Dios! No eres responsable más que de ti mismo. Y anima a los creyentes [a combatir]. Es posible que Dios contenga el ímpetu de los que no creen. Y Dios posee mayor fuerza y es más severo castigando.

  • 4:85

    Quien interceda por una buena causa recibirá parte de ella y quien interceda por una mala causa soportará parte de ella. Y Dios es el protector de todas las cosas.

  • 4:86

    Y cuando os saluden, responded con un saludo mejor o semejante. En verdad, Dios lleva la cuenta de todo.

  • 4:87

    Al.lah. No hay más dios que Él. Él os reunirá para el Día del Levantamiento, no hay duda de ello. Y ¿Quién es más veraz que Dios al hablar?

  • 4:88

    ¿Por qué, respecto a los hipócritas, os dividís en dos grupos, si Dios ya los ha rechazado por lo que hicieron? ¿Queréis guiar a quien Dios ha extraviado? Pues no encontrarás camino para aquel a quien Dios extravía.

  • 4:89

    Ellos quisieran que vosotros no creyeseis, de la misma manera que ellos no creen, para que fueseis iguales. Así que no toméis amigos de entre ellos hasta que emigren por la causa de Dios. Y si [os] dan la espalda, apresadlos y matadlos donde quiera que les encontréis. Y no aceptéis su amistad ni su ayuda,

  • 4:90

    exceptuando a quienes se unan a un pueblo con el que tengáis establecido un pacto o que vengan a vosotros con el pecho oprimido por tener que combatir contra vosotros o contra su propio pueblo. Si Dios hubiera querido les habría dado poder contra vosotros y os habrían combatido. Por tanto, si se apartan de vosotros y no os hacen la guerra y os ofrecen la paz, Dios no os deja vía de actuación contra ellos.

  • 4:91

    Pronto encontraréis a otros que desean estar a salvo de vosotros y a salvo de su propia gente pero que, cada vez que se les invita a la idolatría, recaen en ella. Por tanto, si no se abstienen de pelear contra vosotros y no vienen a vosotros con ofertas de paz y manteniendo sus manos quietas, apresadles o matadles dondequiera que os enfrentéis a ellos. Es para ir contra ellos para lo que os dimos un poder evidente.

  • 4:92

    Un creyente no puede matar a otro creyente, excepto por error. Y, quien mate a un creyente por error, deberá pagar a su familia el precio de la sangre establecido, excepto si ellos renuncian (a la indemnización), y liberar a un esclavo creyente. Si él pertenecía a un pueblo enemigo vuestro, pero era creyente, deberéis liberar a un esclavo creyente. Y si era de un pueblo con el que tenéis establecido un pacto, pagaréis el precio de la sangre establecido y liberaréis un esclavo creyente. Y quien no tenga posibilidad, que ayune dos meses seguidos. Perdón que procede de Dios. Y Dios todo lo sabe, es sabio.

  • 4:93

    Y quien mate a un creyente premeditadamente tendrá como recompensa el Fuego del Infierno en el que estará eternamente y Dios le odiará, le maldecirá y le castigará con un castigo inmenso.

  • 4:94

    ¡Oh los que creéis! Cuando salgáis de expedición por la causa de Dios, distinguid cuidadosamente y no digáis a quien se encuentre con vosotros pacíficamente: «Tú no eres creyente», buscando los bienes de la vida de aquí, pues junto a Dios hay un botín abundante. Así erais vosotros anteriormente y Dios os favoreció. Por tanto, distinguid. En verdad, Dios está bien informado de todo cuanto hacéis.

  • 4:95

    No son lo mismo los creyentes que se quedan en casa, excepto si sufren alguna enfermedad o impedimento, y los que se esfuerzan por la causa de Dios con sus bienes y sus personas. Dios ha favorecido a los que se esfuerzan por la causa de Dios con sus bienes y con sus personas, situándoles en una categoría superior a los que se quedan en sus casas. Dios ha prometido a todos ellos una buena recompensa, pero a los que se esfuerzan, Dios les favorecerá con una recompensa inmensamente mayor que a los que permanecen en sus casas.

  • 4:96

    Categorías y perdón y misericordia que provienen de Él, pues Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:97

    En verdad, a aquellos a quienes los ángeles se lleven mientras eran injustos con sus propias almas les dirán: «¿Qué hacíais?» Dirán: «Estábamos oprimidos en la Tierra.» Ellos dirán. «¿Acaso no era la Tierra de Dios suficientemente amplia para que hubieseis emigrado?» La morada de estos será el fuego del Infierno. ¡Qué mal destino!

  • 4:98

    Exceptuando aquellos hombres, mujeres y niños que verdaderamente estaban oprimidos y no disponían de medios ni de una guía para el camino.

  • 4:99

    A esos posiblemente Dios les perdone, pues Dios es indulgente, perdonador.

  • 4:100

    Y quien emigre por la causa de Dios, encontrará en la Tierra refugio abundante y amplio. Y la recompensa de quien salga de su casa, emigrando hacia Dios y Su Mensajero, y le sorprenda la muerte, recae sobre Dios. Y Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:101

    Y cuando viajéis por la Tierra no cometéis pecado si acortáis vuestras oraciones si teméis que os ataquen los que no creen, pues, en verdad, los que no creen son para vosotros un enemigo manifiesto.

  • 4:102

    Cuando estés entre ellos dirigiendo su oración, que un grupo de ellos rece contigo y que tomen sus armas y cuando se hayan prosternado que se echen atrás y que venga otro grupo que no haya rezado y rece contigo. Y que tomen precauciones y sus armas. Los que no creen, si descuidaseis vuestras armas y vuestros escudos, os atacarían con una carga fulminante. No cometéis falta si, molestos por la lluvia o por que estáis enfermos, dejáis a un lado vuestras armas, pero tomad precauciones. En verdad, Dios ha preparado a los que no creen un castigo humillante.

  • 4:103

    Y cuando terminéis vuestra oración, recordad a Dios, de pie, sentados o acostados. Y cuando estéis tranquilos, haced vuestra oración. En verdad, es obligatorio para los creyentes realizar la oración es los momentos fijados.

  • 4:104

    Y no debilitéis la persecución de esa gente. Si sufrís, ellos también sufren como sufrís vosotros, pero vosotros esperáis de Dios lo que ellos no esperan. Y Dios todo lo conoce, es sabio.

  • 4:105

    En verdad, hicimos descender para ti la Escritura [Sagrada] con la Verdad, para que juzgues entre los hombres mediante lo que Dios te ha hecho ver. Y no seas defensor de los traidores.

  • 4:106

    Y pedid el perdón de Dios. Ciertamente, Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:107

    Y no discutáis a favor de quienes se traicionan constantemente a sí mismos. Dios no ama a quien es traidor, pecador.

  • 4:108

    Se avergüenzan ante la gente pero no se avergüenzan ante Dios, aunque Él está junto a ellos cuando conspiran por la noche diciendo lo que a Él no le satisface. Y Dios tiene bajo control lo que hacen.

  • 4:109

    ¡Ah! Vosotros los defendéis en esta vida, pero ¿Quién hablará en su favor ante Dios el Día del Levantamiento o quién será su abogado?

  • 4:110

    Quien haga un mal u oprima a su propia alma y luego pida el perdón de Dios, encontrara a Dios perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:111

    Y quien comete un pecado, ciertamente, lo comete contra sí mismo. Y Dios todo los conoce, es sabio.

  • 4:112

    Quien, pues, comete un error o un pecado y luego acusa de ello a un inocente, cargará con una infamia y un pecado evidente.

  • 4:113

    Si no fuera por el favor y la misericordia de Dios sobre ti, un grupo de ellos habría tratado de extraviarte, pero no se extravían más que a sí mismos. Y no pueden perjudicarte en nada. Dios ha hecho descender sobre ti la Escritura [Sagrada] y la Sabiduría y te ha enseñado lo que no sabías. El favor que Dios te hizo es inmenso.

  • 4:114

    No hay nada bueno en muchas de las conversaciones que mantienen en secreto, exceptuando a quien ordena la limosna, el bien o la reconciliación entre la gente. Y a quien haga eso buscando la satisfacción de Dios, Nosotros le daremos una recompensa inmensa.

  • 4:115

    Y a quien discuta al Mensajero, después de habérsele manifestado claramente la guía, y siga otro camino diferente al de los creyentes, le alejaremos en la medida en que él se aleje y le haremos entrar en el Infierno. ¡Qué mal destino!

  • 4:116

    En verdad, Dios no perdona a quien adora a otro distinto a Él pero, aparte de eso, perdona a quien Él quiere. Y quien adore a otro que a Dios se habrá extraviado profundamente.

  • 4:117

    Lo que adoran aparte de Él, no son más que ídolos femeninos y no adoran más que a un Satanás rebelde

  • 4:118

    a quien Dios ha maldecido y que dice: «Tomaré a un número determinado de Tus siervos

  • 4:119

    y les extraviaré. Les haré concebir falsas esperanzas y les ordenaré que corten las orejas del ganado y que alteren la Creación de Dios.» Y quien tome a Satanás por amigo y protector, en lugar de a Dios se habrá perdido de manera evidente.

  • 4:120

    Les hace promesas y les hace concebir falsas esperanzas, pero lo que Satanás les promete es sólo ilusión.

  • 4:121

    Su morada será el Infierno y no hallarán manera de escapar de él.

  • 4:122

    Y, a aquellos que creen y obran rectamente, les haremos entrar en Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, en los que estarán eternamente; hasta el final de los tiempos. La promesa de Dios es verdadera y ¿Quién es más veraz al hablar que Dios?

  • 4:123

    [La superioridad] no es por deseo vuestro o por deseo de la gente de la Escritura [Sagrada]. Quien obre mal será retribuido por ello y, excepto Dios, no encontrará ni amigo ni auxiliar.

  • 4:124

    Y, quien haga buenas acciones, sea varón o hembra, y sea creyente, entrará en el Jardín y no será oprimido en lo más mínimo.

  • 4:125

    Y ¿Quién posee mejores creencias que quien inclina su rostro en señal de sometimiento a Dios y es bueno y sigue la creencia de Abraham, el buscador de la Verdad?

  • 4:126

    A Dios pertenece lo que hay en los cielos y lo que hay en la Tierra y Dios todo lo abarca.

  • 4:127

    Te piden tu opinión sobre las mujeres. Di: «Dios os da su parecer sobre ello [en lo que os fue recitado] en la Escritura [Sagrada] sobre ellas. Y en lo que os fue recitado sobre las huérfanas a las cuales no habéis entregado lo que fue dispuesto para ellas y con las cuales no deseáis casaros, y sobre los niños oprimidos, y que debéis dar a los huérfanos un trato equitativo. Y lo que hagáis de bien, Dios, con seguridad, lo sabrá.»

  • 4:128

    Y si una mujer siente que su esposo la rechaza o la evita, no hacen mal si ambos lo arreglan pacíficamente. Y hacer las paces es mejor. Las almas son propensas a la codicia, pero si sois virtuosos y temerosos de Dios [sabed que] ciertamente, Dios está bien informado de todo lo que hacéis.

  • 4:129

    Y, jamás podréis ser justos con vuestras mujeres, aun deseándolo, pero no os inclinéis totalmente [hacia una] dejando [a las otras] como suspendidas en el aire. Si lo arregláis y sois temerosos de Dios [encontraréis] que, ciertamente, Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:130

    Y, si se separan, Dios cubrirá las necesidades de cada uno de ellos con algo de Su abundancia. Dios todo lo alcanza, es sabio.

  • 4:131

    A Dios pertenece todo lo que hay en los cielos y en la Tierra. Y, ciertamente, Nosotros ordenamos a quienes les fue dada la Escritura [Sagrada] antes de vosotros y, [también], a vosotros, que fuerais buenos, temeroso de Dios. Pero, si no creéis, [sabed que] en verdad, a Dios pertenece lo que hay en los cielos y en la Tierra. Y Dios es rico por Sí mismo, digno de ser alabado.

  • 4:132

    Y a Dios pertenece lo que hay en los cielos en la Tierra y es suficiente con tener a Dios de abogado.

  • 4:133

    Si Él quisiera ¡Oh gentes! os llevaría y traería a otros. Dios tiene suficiente poder para hacerlo.

  • 4:134

    Quien desee la recompensa de este mundo, [sepa que] junto a Dios están la recompensa de este mundo y la del Otro. Y Dios todo lo oye, todo lo ve.

  • 4:135

    ¡Oh, los que creéis! Proteged la justicia testificando para Dios, aunque sea contra vosotros mismos o contra vuestros padres o familiares cercanos, sean ricos o pobres, ya que Dios tiene mayor derecho que ellos. Y no sigáis vuestras pasiones, para que seáis justos. Y, si distorsionáis vuestro testimonio u os negáis a darlo, Dios está bien informado de lo que hacéis.

  • 4:136

    ¡Oh los que creéis! Creed en Dios y en Su Mensajero y en la Escritura [Sagrada] que ha ido descendiendo sobre Su Mensajero y en la Escritura [Sagrada] que hicimos descender anteriormente. Y quien no crea en Dios y en Sus ángeles y en Sus Escrituras y en Sus Mensajeros y en el Último Día, en verdad, se habrá extraviado profundamente.

  • 4:137

    En verdad, a aquellos que creen, luego descreen, luego creen, luego descreen, incrementando su incredulidad, Dios no les perdonará jamás ni les guiará al camino [recto].

  • 4:138

    Informa a los hipócritas que tendrán un castigo doloroso.

  • 4:139

    Aquellos que toman como amigos a los que no creen en lugar de a los creyentes. ¿Acaso buscan el poder junto a ellos? Pues, en verdad, el poder pertenece por entero a Dios.

  • 4:140

    Él os reveló en la Escritura [Sagrada] que, cuando oigáis que las indicaciones de Dios no son creídas y se hace burla de ellas, no os sentéis con ellos hasta que hablen de otra cosa, pues, entonces, seríais como ellos. En verdad, Dios reunirá a los hipócritas y a los que no creen en el Infierno. Todos juntos.

  • 4:141

    [Los hipócritas son] aquellos que permanecen a la expectativa y si Dios os envía una victoria, dicen: «¿Acaso no estamos con vosotros?» pero si los que no creen consiguen ganar una victoria parcial, dicen: «¿Acaso no podíamos haber cabalgado contra vosotros y, en cambio os defendimos de los creyentes?» Pero Dios juzgará entre vosotros el Día del Levantamiento. Y Dios no permitirá, en absoluto, que los no creyentes se sitúen sobre los creyentes.

  • 4:142

    Los hipócritas tratan de engañar a Dios pero es Él Quien les engaña. Cuando se levantan para la oración lo hacen con pereza, para que la gente les vea, y recuerdan muy poco a Dios.

  • 4:143

    Siempre vacilantes, no van hacia los unos ni hacia los otros. No encontrarás un camino para aquel a quien Dios extravía.

  • 4:144

    ¡Oh, los que creéis! No toméis a los que no son creyentes como amigos en lugar de a los creyentes. ¿Queréis poner a Dios en contra vuestra?

  • 4:145

    En verdad, os hipócritas estarán en lo más profundo del Fuego y no encontrarás quien les auxilie.

  • 4:146

    Exceptuando a quienes se arrepientan y se corrijan y se aferren a Dios y purifiquen sus creencias para Dios, pues esos estarán con los creyentes. Y Dios dará a los creyentes una recompensa inmensa.

  • 4:147

    ¿Por qué iba Dios a castigaros si sois agradecidos y creyentes? Dios es agradecido, sapientísimo.

  • 4:148

    A Dios no le gusta que nadie vaya proclamando abiertamente el mal, excepto si es oprimido. Dios todo lo oye, todo lo sabe.

  • 4:149

    Si manifestáis el bien o lo ocultáis o perdonáis un agravio, [sabed que] ciertamente, Dios es perdonador, poderosísimo.

  • 4:150

    En verdad, aquellos que no creen en Dios y en Sus Mensajeros y quieren hacer diferencias entre Dios y Sus Mensajeros y dicen: «Creemos en algunos pero no creemos en otros» queriendo tomar una postura intermedia entre unos y otros,

  • 4:151

    son los verdaderos incrédulos. Y hemos preparado para los incrédulos un castigo humillante.

  • 4:152

    Y, a quienes creen en Dios y en Sus Mensajeros y no hacen diferencia entre ninguno de ellos, Él les dará su recompensa. Y Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 4:153

    La gente de la Escritura [Sagrada] te pide que hagas descender para ellos una Escritura del Cielo. A Moisés le pidieron cosas más grandes, pues dijeron: «Haznos ver a Dios claramente» y el rayo los aniquiló por su injusticia. Luego adoraron al becerro, después de haber venido a ellos las pruebas claras [de cuál era la Verdad] y, [no obstante], Les perdonamos aquello y dimos a Moisés una autoridad evidente.

  • 4:154

    Y elevamos sobre ellos el monte Sinaí como señal del pacto que habíamos realizado con ellos y les dijimos: «Entrad por la puerta prosternados» y les dijimos: «No violéis el sábado» e hicimos con ellos un pacto solemne.

  • 4:155

    Y, por haber roto su pacto y por no haber creído en las señales de Dios y por haber matado a los profetas sin derecho y por haber dicho: «Nuestros corazones están cerrados.» ¡No es eso! Sino que Dios ha imprimido la incredulidad en ellos y sólo unos pocos creerán.

  • 4:156

    Y por no haber creído en Dios y haber dicho de María una inmensa calumnia

  • 4:157

    y por haber dicho: «Ciertamente, hemos matado al Mesías, Jesús hijo de María, el Mensajero de Dios.» Pero no le mataron ni le crucificaron, sino que se hizo que les pareciera eso. Y, los que discuten sobre él, tienen dudas acerca de ello. No tienen conocimiento de ello, sólo siguen conjeturas. ¡Pero no lo mataron! ¡Eso es seguro!

  • 4:158

    sino que Dios lo elevó hacia Él. Dios es poderosos, sabio.

  • 4:159

    Entre la gente de la Escritura [Sagrada] no habrá nadie que no crea en él antes de su muerte y el Día del Levantamiento él será testigo sobre ellos.

  • 4:160

    Por ser opresores y por impedir a tanta gente seguir el camino de Dios, prohibimos a los judíos cosas buenas que anteriormente les habíamos permitido

  • 4:161

    y por practicar la usura, que les había sido prohibida, y por comerse las riquezas de la gente sin derecho. Y, para los que de ellos no creen, hemos preparado un castigo dolorosísimo.

  • 4:162

    Pero, a quienes de ellos estén firmemente arraigados en el conocimiento, a los que sean creyentes, a los que crean en lo que fue hecho descender a ti y en lo que fue hecho descender antes de ti, a los que hagan la oración y a los que den la limosna purificadora de la riqueza y crean en Dios y en el Último Día, les otorgaremos una recompensa inmensa.

  • 4:163

    En verdad, Nosotros te hemos enviado la revelación [¡Oh Muhammad!], tal como enviamos la revelación a Noé y a los profetas que vinieron tras él. Y enviamos la revelación a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob, a las tribus [de los Hijos de Israel], y a Jesús, Job, Jonás, Aarón y a Salomón. Y a David le otorgamos los Salmos.

  • 4:164

    Y [hemos enviado] Mensajeros de los que te hemos relatado su historia anteriormente y otros Mensajeros de los que no te hemos relatado su historia. Y Dios habló a Moisés directamente.

  • 4:165

    Mensajeros portadores de buenas nuevas y advertidores, para que, tras el envío de los Mensajeros, los seres humanos no tuviesen argumento alguno contra Dios. Y Dios es poderoso, sabio.

  • 4:166

    Pero Dios atestigua que lo que Él hizo descender para ti lo hizo descender mediante el conocimiento que posee y los ángeles también lo atestiguan. Y basta Dios de testigo.

  • 4:167

    En verdad, aquellos que no creen y ponen dificultades [a los que quieren seguir] en la senda de Dios, se han extraviado enormemente.

  • 4:168

    En verdad, Dios no perdonará a quienes no creyeron y oprimieron, ni guiará su camino

  • 4:169

    excepto en dirección al Infierno, en el que estarán eternamente; para siempre. Eso para Dios es fácil de hacer.

  • 4:170

    ¡Oh, gentes! ¡Ha venido a vosotros el Mensajero con la Verdad que procede de vuestro Señor! ¡Creed, pues! ¡Eso será mejor para vosotros! Y si no creéis, (sabed que) ciertamente a Dios pertenece lo que hay en los cielos y en la Tierra y Dios todo lo conoce, es sabio.

  • 4:171

    ¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! No exageréis en vuestra religión y no digáis de Dios más que la verdad. En verdad, el Mesías Jesús hijo de María es un profeta de Dios, Su palabra depositada en María y un espíritu procedente de Él. Creed, pues, en Dios y en Sus Mensajeros y no digáis «Tres». ¡Acabad con eso! Es mejor para vosotros. En verdad, Dios es uno. ¡Glorificado sea! ¡Cómo va a tener Él un hijo! ¡A Él pertenece lo que hay en los cielos y en la Tierra! ¡Y Dios se basta para administrarlo!

  • 4:172

    El Mesías no tiene a menos ser un siervo de Dios ni tampoco los arcángeles querubines. Y, pronto congregará junto a Él a todos los que tengan a menos adorarle y sean arrogantes.

  • 4:173

    Pero a aquellos que crean y actúen rectamente Él les entregará toda su recompensa y les añadirá de Su merced. Y a aquellos que tuvieron a menos «servirle» y fueron arrogantes Él les castigará con un castigo dolorosísimo y no encontraran, aparte de Dios, protector ni auxiliador.

  • 4:174

    ¡Oh gentes! Ha venido a vosotros una prueba clara procedente de vuestro Señor e hicimos descender hacia vosotros una luz esclarecedora.

  • 4:175

    Y a aquellos que crean en Dios y se aferren a ella, pronto se les introducirá en una misericordia y en una merced que proceden de Él y les guiará hacia Él por un camino recto.

  • 4:176

    Te piden tu juicio. Di: «Dios os da su juicio sobre la kalála: Si un hombre muere y no tiene hijos y tiene una hermana, para ella es la mitad de lo que dejó y él heredará de ella si ella no tiene hijos. Y si son dos hermanas, ellas recibirán dos tercios de lo que él dejó. Y si son varios hermanos y hermanas, a cada varón le corresponde la misma parte que a dos hembras.» Dios os lo explica claramente para que no os extraviéis. Y Dios conoce bien todas las cosas.

Paylaş
Tweet'le