43 ZÜHRUF

  • 43:1

    Ha, Mim.

  • 43:2

    Juro por la Escritura clara

  • 43:3

    que la hemos hecho una recitación árabe. Quizás así, razonéis.

  • 43:4

    Y, en verdad, ella está en La madre de las Escrituras [Sagradas] que hay junto a Nosotros, en verdad sublime, sapientísima.

  • 43:5

    ¿Os privaremos, pues, del Recuerdo por ser un pueblo inmoderado?

  • 43:6

    ¡Cuántos profetas Hemos enviado a los primeros pueblos!

  • 43:7

    Y no llegó a ellos profeta alguno sin que se burlasen de él.

  • 43:8

    Así pues, destruimos a quienes eran más poderosos que estos. Ya vimos lo que les sucedió a los primeros pueblos.

  • 43:9

    Y si les preguntases: «¿Quién ha creado los cielos y la Tierra?» sin duda, dirían: «Los ha creado el Todopoderoso, el Sapientísimo.»

  • 43:10

    Él mismo que ha puesto para vosotros la Tierra como un lecho y ha puesto para vosotros en ella caminos para que así os guiéis.

  • 43:11

    Y Quien hace descender del cielo agua en una cantidad determinada con la que Nosotros damos la vida a una región que estaba muerta. Así mismo seréis sacados vosotros.

  • 43:12

    Y Quien ha creado las parejas de todo y ha puesto para vosotros los barcos y los animales en que montáis,

  • 43:13

    para que os sentéis en sus lomos. Luego, recordéis las bendiciones de vuestro Señor cuando estéis sentados sobre ellos y digáis: «Glorificado sea Quien a puesto esto a nuestro servicio, pues nosotros no lo habríamos logrado.

  • 43:14

    ¡Y, en verdad, regresaremos a nuestro Señor!»

  • 43:15

    Ellos han considerados a algunos de Sus siervos parte de Él. En verdad, el ser humano es un clarísimo desagradecido.

  • 43:16

    ¿Iba a tomar hijas de lo que Él ha creado y os iba a conceder los hijos a vosotros?

  • 43:17

    Y cuando a alguno de ellos se le anuncia la buena nueva de lo que él atribuye al Clementísimo, su rostro se ensombrece, se llena de preocupación y disgusto:

  • 43:18

    «¿Alguien que crece entre adornos y es incapaz de razonar con claridad?»

  • 43:19

    Y han considerado a los ángeles, que son siervos del Clementísimo, hembras. ¿Acaso ellos han sido testigos de su creación? Se tomará nota de su testimonio y serán interrogados.

  • 43:20

    Y dicen: «Si el Clementísimo hubiera querido, no les habríamos adorado.» ¡No tienen ningún conocimiento de eso! ¡No hacen más que conjeturas!

  • 43:21

    ¿Acaso les hemos dado una Escritura anterior a ésta, a la que ellos puedan aferrarse?

  • 43:22

    Pero dicen: «En verdad, encontramos a nuestros padres siguiendo una creencia y, en verdad, siguiendo sus huellas estamos bien guiados.»

  • 43:23

    Y, de la misma manera, no hemos enviado antes de ti a ningún amonestador a pueblo alguno sin que los ricos del mismo dijeran: «En verdad, encontramos a nuestros padres siguiendo una creencia y, en verdad, seguimos sus huellas.»

  • 43:24

    Di: «¿Y si os trajera una guía mejor que aquella en la que encontrasteis a vuestros padres?» Dirán: «En verdad, no creemos en aquello con lo que habéis sido enviados.»

  • 43:25

    Así pues, nos vengamos de ellos y ¡Mira cual fue el final de los desmentidores!

  • 43:26

    Y (recuerda) cuando Abraham dijo a su padre y a su pueblo: «En verdad, rechazo aquello que adoráis,

  • 43:27

    pero no a Quien me ha creado, pues, en verdad, Él me guiará.»

  • 43:28

    Y Él las puso como palabras que permaneciesen en su descendencia para que, quizás así, regresasen.

  • 43:29

    Pero les permití disfrutar a ellos y a sus padres hasta que llegase a ellos la Verdad y un Mensajero que habla claro.

  • 43:30

    Pero cuando llegó a ellos la Verdad, dijeron: «Esto es magia y, en verdad, nosotros no creeremos en ella.»

  • 43:31

    Y dijeron: «¿Por qué este Corán no ha sido revelado a un hombre importante de una de estas dos ciudades?»

  • 43:32

    ¿Son acaso ellos quienes reparten la misericordia de tu Señor? Somos Nosotros Quienes repartimos entre ellos sus medios de vida en este mundo y Quienes hemos elevado el grado de unos sobre otros para que unos tomen a otros a su servicio. Y la misericordia de tu Señor es mejor que lo que ellos reúnen.

  • 43:33

    Y si no fuera para que los humanos no terminasen siendo una sola comunidad, habríamos puesto en las casas de quienes no creen en el Clementísimo, techos y escaleras de plata para ascender a ellos.

  • 43:34

    y en las puertas de sus casas y en los lechos en los que se reclinan,

  • 43:35

    y adornos de oro. Pero todo esto no es más que disfrute de esta vida mundanal y la otra vida junto a tu Señor es para los temerosos.

  • 43:36

    Y a quien esté ciego al recuerdo del Clementísimo le asignaremos un demonio que será su compañero permanente.

  • 43:37

    Y, en verdad, ellos les apartarán del camino y creerán que están bien guiados

  • 43:38

    hasta que, cuando vengan a Nosotros, digan: «¡Ojalá entre yo y tú hubiese la distancia de los dos orientes! ¡Qué mal compañero!»

  • 43:39

    ¡Hoy no os beneficiará lo que oprimisteis, pues compartiréis el castigo!

  • 43:40

    ¿Acaso puedes hacer que el sordo oiga o guiar al ciego y a quien está en un extravío evidente?

  • 43:41

    Así pues, aunque te llevemos, en verdad, nos vengaremos de ellos.

  • 43:42

    O te haremos ver aquello que les prometimos, pues, en verdad, tenemos poder sobre ellos.

  • 43:43

    Por tanto ¡Aférrate a lo que te hemos revelado! En verdad, tú estás sobre un camino recto.

  • 43:44

    Y, en verdad, ello es un recuerdo para ti y para tu pueblo y pronto seréis preguntados.

  • 43:45

    Y pregunta a los Mensajeros que Nosotros hemos enviado antes de ti. ¿Acaso pusimos, aparte del Clementísimo, otros dioses para que fuesen adorados?

  • 43:46

    Y, ciertamente, enviamos a Moisés con Nuestras señales al Faraón y a sus notables y dijo: «En verdad, soy el Mensajero del Señor del Universo.»

  • 43:47

    Y, cuando llegó a ellos con Nuestras señales, se rieron de ellas.

  • 43:48

    A pesar de que no les mostramos una señal que no fuese mayor que su hermana. Les hicimos sufrir el castigo para que, quizás así, regresasen.

  • 43:49

    Y dijeron: «¡Oh tú, mago! ¡Pide por nosotros a tu Señor en nombre del pacto que ha realizado contigo! ¡Nosotros nos dejaremos guiar!»

  • 43:50

    Pero, cuando apartamos de ellos el castigo, no cumplieron su promesa.

  • 43:51

    Y, llamando el Faraón a su pueblo, dijo: «¿Acaso no soy yo el rey de Egipto y de estos ríos que corren a mis pies? ¿Es que no os dais cuenta?»

  • 43:52

    «¿No soy yo mejor que éste, que es un pobre siervo y no sabe expresarse con claridad?»

  • 43:53

    «Si no, ¿Por qué no le han sido puestos brazaletes de oro o han venido con él los ángeles acompañándole?»

  • 43:54

    Así engañó a su pueblo y estos le obedecieron. En verdad, eran un pueblo trasgresor.

  • 43:55

    Por ello, cuando Nos enojaron, Nos vengamos de ellos y les ahogamos a todos.

  • 43:56

    Y les colocamos a la vanguardia e hicimos de ellos un ejemplo para la posteridad.

  • 43:57

    Y, cuando se pone de ejemplo al hijo de María, tu pueblo se burla.

  • 43:58

    Y dicen: «¿Son mejores nuestros dioses o él?» Ellos sólo le citan para discutir contigo. Son gente quienes les gusta disputar.

  • 43:59

    Él es, en verdad, un siervo al que Nosotros favorecimos y al que pusimos como ejemplo para los Hijos de Israel.

  • 43:60

    Y si Nosotros hubiésemos querido, habríamos hecho que algunos de vosotros fuesen ángeles que se sucediesen en la Tierra.

  • 43:61

    Y, en verdad, él es un medio para el conocimiento de la Hora. Así pues, no dudéis de ella y seguidme. Éste es el camino recto.

  • 43:62

    Y que Satanás no os aparte. En verdad, él es un claro enemigo para vosotros.

  • 43:63

    Y cuando vino Jesús con las pruebas claras, dijo: «He venido a vosotros con la sabiduría y para aclararos algunas de las cosas en las que discrepáis. Así pues, sed temerosos de Dios y obedecedme.

  • 43:64

    En verdad, Dios es mi Señor y vuestro Señor, así pues ¡Adoradle! Ese es el camino recto.»

  • 43:65

    Pero los partidos disintieron entre ellos. Así pues ¡Ay de quienes oprimieron! ante el castigo de un día doloroso

  • 43:66

    ¿Acaso esperan otra cosa excepto que la Hora llegue a ellos súbitamente sin que ellos se den cuenta?

  • 43:67

    Ese día los amigos serán enemigos unos de otros, excepto los temerosos de Dios:

  • 43:68

    «¡Oh, siervos Míos! ¡Hoy no tenéis de que temer ni por qué estar tristes!»

  • 43:69

    Quienes creyeron en Mis señales y se sometieron.

  • 43:70

    «¡Entrad en el Jardín, vosotros y vuestras esposas, radiantes de felicidad!»

  • 43:71

    Circularán entre ellos con bandejas de oro y copas y en ellas tendrán lo que deseen sus almas y un deleite para la vista: «En él estaréis eternamente.»

  • 43:72

    «Este es el Jardín que se os ha dado en herencia por lo que hacíais.

  • 43:73

    Hay en él para vosotros frutas abundantes para que comáis de ellas.»

  • 43:74

    En verdad, los malhechores estarán en el castigo del Infierno eternamente.

  • 43:75

    No se les atenuará y se desesperarán allí.

  • 43:76

    No les oprimiremos, sino que ellos habrán sido los opresores.

  • 43:77

    Y clamarán: «¡Oh, Málik! ¡Que tu Señor nos haga perecer!» Él dirá: «En verdad, vosotros permaneceréis.

  • 43:78

    Ciertamente, vinimos a vosotros con la Verdad, pero la mayoría de vosotros aborrecéis la Verdad.»

  • 43:79

    Ellos han establecido un plan pero Nosotros también planificamos.

  • 43:80

    ¿O creen que Nosotros no oímos lo que piensan en secreto y lo que hablan en secreto? Claro que sí. Y Nuestros Mensajeros están junto a ellos tomando nota.

  • 43:81

    Di: «Si el Clementísimo tuviera un hijo yo sería el primero en adorarle.»

  • 43:82

    «¡Glorificado sea el Señor de los cielos y la Tierra, el Señor del Trono, por encima de lo que Le atribuyen!»

  • 43:83

    Así pues ¡Déjales que se pierdan en su error y jueguen hasta que se encuentren con el día que se les ha prometido!

  • 43:84

    Él es Aquel que es un dios en los cielos y un dios en la Tierra. Él es el Sabio, el Conocedor de todo.

  • 43:85

    ¡Bendito sea Aquel a Quien pertenece el reino de los cielos y de la Tierra y de lo que hay entre ambos y que posee el conocimiento de la Hora y a Quien habréis de regresar!

  • 43:86

    Y aquellos a quienes invocan aparte de Él no tienen el poder de interceder, sino aquellos que dan testimonio de la Verdad y que conocen.

  • 43:87

    Y si les preguntas quién les ha creado, seguro que dirán: «Dios.» Entonces ¿Por qué se extravían?

  • 43:88

    Y él dice: «¡Oh, Señor mío! ¡En verdad, ellos son un pueblo que no cree!»

  • 43:89

    ¡Apártate, entonces, de ellos! Y di: «¡Paz!». ¡Pronto sabrán!

Paylaş
Tweet'le