48 FETİH

  • 48:1

    En verdad, [Muhammad] te hemos proporcionado una victoria evidente

  • 48:2

    para que Dios te disculpe de los cargos anteriores y de los últimos y para completar Su favor sobre ti y guiarte a un camino recto.

  • 48:3

    Y Dios te auxiliará con un auxilio poderoso.

  • 48:4

    Él es Quien hizo descender la tranquilidad en el corazón de los creyentes para que añadiesen fe a su fe. A Dios pertenecen los ejércitos de los cielos y de la Tierra y Dios es conocedor, sabio.

  • 48:5

    Y para que Él haga entrar a los creyentes y a las creyentes en Jardines de cuyas profundidades surgen los ríos, en los que estarán eternamente, y para perdonar sus pecados. Y esto es ante Dios una victoria inmensa.

  • 48:6

    Y para que Él castigue a los hipócritas y a las hipócritas y a los idólatras y a las idólatras, que tienen mala opinión de Dios. Sobre ellos caerá la rueda del mal. Y Dios estará enojado con ellos y les maldecirá y les preparará el Infierno. ¡Qué mal destino!

  • 48:7

    Y a Dios pertenecen los ejércitos de los cielos y de la Tierra y Dios es todopoderoso, sabio.

  • 48:8

    En verdad, te hemos enviado como un testigo, uno que porta la buena nueva y un amonestador

  • 48:9

    para que creáis en Dios y en Su mensajero y para que Le apoyéis y Le reverenciéis y Le glorifiquéis mañana y tarde.

  • 48:10

    En verdad, quienes te juran lealtad, a Dios le juran lealtad. La mano de Dios está sobre sus manos. Así pues, quien rompe su juramento lo rompe en su propio detrimento y a quien es fiel a la promesa que ha hecho a Dios, Él pronto le otorgará una enorme recompensa.

  • 48:11

    Los beduinos que se quedaron atrás te dirán: «Nuestros bienes y nuestras familias nos mantuvieron ocupados, así pues, pide perdón para nosotros.» Dicen con sus lenguas lo que no hay en sus corazones. Di: «¿Quién tiene algún poder ante Dios si Él quisiera perjudicaros o quisiera beneficiaros? Pero Dios está bien informado de lo que hacéis.»

  • 48:12

    Pensasteis que el Mensajero y los creyentes no regresarían a sus familias jamás. Eso es lo que el demonio os hizo creer en vuestros corazones. Tuvisteis un mal pensamiento. Fuisteis una gente corruptora.

  • 48:13

    Quien no crea en Dios y en Su Mensajero sepa que hemos preparado un fuego llameante para los que no creen.

  • 48:14

    A Dios pertenece el reino de los cielos y de la Tierra. Perdona a quien Él quiere y castiga a quien Él quiere. Y Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 48:15

    Los que se quedaron atrás dirán cuando salgáis a capturar el botín: «¡Dejad que os sigamos!» Quisieran cambiar la palabra de Dios. Di: «¡Jamás nos seguiréis! Ya lo dijo así Dios anteriormente.» Entonces dirán: «¡Tenéis envidia de nosotros!» Pero es que poseen muy poco entendimiento.

  • 48:16

    Di a los beduinos que se quedaron atrás: «Pronto se os convocará contra un pueblo poseedor de una gran fuerza. Les combatiréis si no se hacen musulmanes. Así pues, si obedecéis, Dios os dará una buena recompensa, pero si dais la espalda, como disteis la espalda anteriormente, os castigará con un castigo doloroso.»

  • 48:17

    No tienen obligación de salir a combatir los ciegos ni los cojos ni los enfermos. Y a quienes obedezcan a Dios y a Su Mensajero, Él les hará entrar en Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, y a quienes den la espalda Él les castigará con un castigo doloroso.

  • 48:18

    Ciertamente, Dios quedó satisfecho de los creyentes cuando te juraron lealtad bajo el árbol, pues sabía lo que había en sus corazones. Por ello, hizo descender la tranquilidad sobre ellos y les favoreció con una victoria cercana

  • 48:19

    y con la captura de abundantes botines. Y Dios es todopoderoso, sabio.

  • 48:20

    Dios os ha prometido que obtendréis abundantes botines y por eso Él ha acelerado éste y ha apartado de vosotros las manos de la gente. Y para que sea una señal para los creyentes y para guiaros a un camino recto.

  • 48:21

    Y otros que todavía no habéis obtenido pero que Dios tiene bajo control. Y Dios tiene poder sobre todas las cosas.

  • 48:22

    Y, si los que no creen os combaten, darán la espalda. Luego, no encontrarán quien les proteja ni quien les auxilie.

  • 48:23

    Es la costumbre de Dios, que también existió en el pasado. Y no encontrarás cambios en la costumbre de Dios.

  • 48:24

    Él es Quien ha apartado sus manos de vosotros y vuestras manos de ellos en el interior de La Meca, después de daros la victoria sobre ellos. Y Dios posee una profunda visión de lo que hacéis.

  • 48:25

    Ellos son quienes no creyeron y os impidieron acceder a la Mezquita Sagrada y que vuestras ofrendas llegasen al lugar del sacrificio. Y si no hubiese sido por los hombres creyentes y las mujeres creyentes que vosotros no conocíais, a los que habríais podido matar sin querer y que habría hecho que fueseis censurados… Para que Dios haga entrar en Su misericordia a quien Él quiera. Si ellos hubiesen estado separados, habríamos castigado, con seguridad, a quienes de ellos no creían, con un castigo doloroso

  • 48:26

    cuando el corazón de los no creyentes se llenó de furia, la furia propia de la ignorancia pagana, y Dios hizo descender Su tranquilidad sobre Su Mensajero y sobre los creyentes y les impuso la palabra del temor de Dios, pues ellos y sus familias eran quienes más derecho tenían a ella. Y Dios es Quien mejor conoce todas las cosas.

  • 48:27

    Ciertamente, Dios confirmó a Su Mensajero la visión verdadera: «Entraréis en la Mezquita Sagrada, si Dios quiere, seguros, con vuestras cabezas afeitadas o el pelo cortado y sin temor.» Y Él conoce lo que vosotros no conocéis y os dará, aparte de esto, una victoria próxima.

  • 48:28

    Él es Quien ha enviado a Su Mensajero con la guía y con la religión verdadera para que prevalezca sobre todas las religiones. Y Dios es suficiente como testigo.

  • 48:29

    Muhammad el Mensajero de Dios y los que con él están son duros con los que tratan de ocultar la Verdad y misericordiosos entre ellos. Les verás inclinándose y prosternándose, buscando el favor de Dios y Su satisfacción. En sus rostros se perciben las señales por efecto de su prosternación. Así están descritos en la Torá y en el Evangelio. Son como un sembrado en el que germinan sus semillas, crecen y se ensanchan y fortalecen en su tallo, sorprendiendo a los sembradores. Y con ello Él enoja a los que no creen. Y Dios ha prometido a quienes de ellos crean y realicen buenas obras, perdón y una recompensa inmensa.

Paylaş
Tweet'le