5 MAİDE

  • 5:1

    ¡Oh, los que creéis! Respetad los compromisos. Es licito para vosotros [comer la carne de] los animales de los rebaños, excepto de aquellos que se os va a comunicar. La caza no es lícita para vosotros mientras estéis consagrados [durante la peregrinación]. En verdad, Dios decreta lo que desea.

  • 5:2

    Oh, los que creéis! No profanéis los sacramentos de Dios, ni el mes sagrado, ni las ofrendas, ni las guirnaldas, ni molestéis a quienes se dirigen a la Casa Sagrada buscando la misericordia de su Señor y Su satisfacción. Y, cuando salgáis e vuestro estado de consagración, podéis cazar. Y que los malos sentimientos hacia un pueblo que os impedía llegar a la Mezquita Sagrada no os inciten a la injusticia. Y ayudaos mutuamente a hacer el bien y al temor de Dios, pero no colaboréis en el pecado y la agresión. Y sed temerosos de Dios. Ciertamente, Dios castiga con severidad.

  • 5:3

    Se os prohíbe [comer] la carne de los animales muertos, la sangre, la carne del cerdo y de lo que se ha ofrecido a otro distinto a Dios; el animal estrangulado o golpeado hasta morir o muerto por una caída o por una cornada, o lo devorado por una fiera, excepto lo que podáis purificar, y lo sacrificado sobre las piedras, así como dividir [la carne] consultando la suerte de las flechas. Todo ello es una trasgresión. Hoy, los que no creen, han desesperado de que vuestra religión decline. Por tanto, no les temáis a ellos, temed de Mí. Hoy he completado vuestra religión y he consumado Mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberos dado como creencia el Islam. Y quien se vea obligado por el hambre, no por ánimo de pecar, encontrará que Dios es, verdaderamente, perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 5:4

    Te preguntan que es lícito para ellos. Di: «Son lícitas para vosotros las cosas buenas y puras, y [la caza] con los animales de presa que habéis enseñado con lo que Dios os enseñó a vosotros. Comed, pues, de lo que capturen para vosotros y mencionad el nombre de Dios sobre ello. Y sed temerosos de Dios. Ciertamente, Dios es rápido haciendo la cuenta.»

  • 5:5

    Hoy se han hecho lícitas para vosotros las cosas buenas y puras. Y los alimentos de aquellos a quienes les fue dada la Escritura [Sagrada] se han hecho lícitos para vosotros y vuestros alimentos lícitos para ellos. Y las mujeres honestas de entre las creyentes y las mujeres honestas de entre aquellos a quienes les fue dada la Escritura [Sagrada] antes de vosotros, cuando les hayáis dado su dote en matrimonio, no tomándolas como fornicadoras o como amantes. Y quien abandone la fe, habrá malogrado sus obras y en la otra Vida será de los perdedores.

  • 5:6

    ¡Oh, los que creéis! Cuando os pongáis en pie para la oración, lavad vuestra cara y vuestras manos hasta los codos y pasad la mano [húmeda] por vuestras cabezas y por vuestros pies hasta los empeines. Y, si estáis impuros, purificaos y si estáis enfermos o de viaje o alguno de vosotros viene de hacer sus necesidades o habéis mantenido relaciones con las mujeres y no encontráis agua, purificaos con tierra pura, pasando las manos con ella por vuestros rostros y por vuestras manos. Dios no desea imponeros una carga, sino que quiere que os purifiquéis y completar Su favor sobre vosotros para que así, quizás, agradezcáis.

  • 5:7

    Y recordad el favor que Dios os hizo y el pacto que Él estableció con vosotros, cuando dijisteis: «¡Oímos y obedecemos!» Y sed temerosos de Dios. Dios sabe bien lo que hay en lo más profundo de los corazones.

  • 5:8

    ¡Oh, los que creéis! Proteged la justicia por Dios, dando testimonio equitativo y no dejéis que los malos sentimientos contra un pueblo os lleven a no ser justos. ¡Sed justos! Eso está más cerca del temor de Dios. Y temed a Dios. En verdad, Dios está bien informado de cuanto hacéis.

  • 5:9

    Dios prometió a quienes creen y actúan rectamente que serán perdonados y obtendrán una recompensa inmensa.

  • 5:10

    Y, aquellos que no creen y desmienten Nuestras señales, son la gente del Infierno.

  • 5:11

    ¡Oh los que creéis! Recordad el favor de Dios cuando un grupo quería poneros las manos encima y Él refrenó sus manos (para que no fueran) contra vosotros. Y temed a Dios, pues, en Dios es en quien confían los creyentes.

  • 5:12

    Ciertamente, Dios estableció un pacto con los Hijos de Israel y designamos entre ellos doce jefes. Y Dios dijo: «¡Estoy con vosotros! Si realizáis la oración, entregáis la limosna ritual, creéis en Mis Mensajeros, les dais vuestro apoyo y hacéis a Dios un préstamo generoso, Yo cubriré vuestras faltas y os introduciré en Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos. Y, quien de vosotros, después de esto, descrea, ciertamente, se habrá extraviado del camino recto.»

  • 5:13

    Y, por haber violado su pacto, les maldijimos y endurecimos sus corazones. Desvirtúan el significado de las palabras y olvidan parte de aquello a lo que, con ellas, se les llamaba la atención. No cesarás de descubrir la traición en ellos, exceptuando a unos pocos. Perdónales y discúlpales. En verdad, Dios ama a los virtuosos.

  • 5:14

    Y establecimos un pacto con los que decían: «Ciertamente, somos nazarenos.» Pero olvidaron una parte de lo que se les recordaba en él, por lo que suscitamos entre ellos la enemistad y el odio hasta el Día del Levantamiento. Dios les mostrará claramente lo que estaban haciendo.

  • 5:15

    ¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! Ha venido a vosotros Nuestro Mensajero mostrando claramente mucho de lo que ocultabais de la Escritura y eliminando mucho. Ha venido a vosotros, procedente de Dios, una Luz y una Escritura clara.

  • 5:16

    Con ella, Dios guía por caminos de paz a quien busca Su satisfacción. Él les lleva de las tinieblas a la Luz y les guía hacia el camino recto.

  • 5:17

    Ciertamente, aquellos que dicen: «El Mesías hijo de María es Dios» niegan la Verdad. Di: «Si Dios quisiera aniquilar al Mesías hijo de María, a su madre y todos los seres de la Tierra ¿Quién podría impedirlo?» A Dios pertenece el gobierno de los cielos y la Tierra y de lo que hay entre ellos. Él crea lo que desea. Dios tiene poder sobre todas las cosas.

  • 5:18

    Y los judíos y los cristianos dicen: «Somos los hijos de Dios y Sus preferidos.» Di: «¿Entonces, por qué os castiga por vuestros pecados? Sólo sois otros seres humanos de los [muchos] que Él ha creado.» Él perdona a quien quiere y castiga a quien quiere. Y a Dios pertenece el gobierno de los cielos y la Tierra y de lo que hay entre ambos y todo regresa a Él.

  • 5:19

    ¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! Ha venido a vosotros Nuestro Mensajero, tras un periodo sin Mensajeros, para explicaros [las enseñanzas divinas], no fueseis a decir: «No ha venido a nosotros nadie que nos comunicara la buena nueva ni nos advirtiese del castigo.» Así pues, ha venido a vosotros un portador de la buena nueva y advertidor del castigo. Y Dios tiene poder sobre todas las cosas.

  • 5:20

    Y (recuerda) cuando Moisés dijo a su pueblo: «¡Oh, pueblo mío! Recordad la merced de Dios con vosotros, poniendo entre vosotros profetas y haciendo de vosotros soberanos y otorgándoos lo que no le había sido dado a ninguna otra nación.»

  • 5:21

    «¡Oh, pueblo mío! Entrad en la tierra sagrada que Dios ha dispuesto para vosotros y no retrocedáis pues os convertiríais en perdedores.»

  • 5:22

    Ellos dijeron: «¡Oh, Moisés! En verdad, en ella habita un pueblo de gigantes y no entraremos en ella mientras ellos no salgan. Si ellos la abandonan nosotros entraremos.»

  • 5:23

    Dos hombres de los que temían a Dios y a los que Dios había agraciado dijeron: «Atacadles por la puerta. Cuando consigáis entrar, habréis vencido. Y confiad en Dios si sois creyentes.»

  • 5:24

    Dijeron: «¡Oh, Moisés! Jamás entraremos mientras ellos continúen allí. ¡Id tú y tu Señor y combatidles! Nosotros nos quedaremos aquí sentados.

  • 5:25

    Dijo [Moisés]: ¡Dios mío! No tengo poder excepto sobre mí mismo y sobre mi hermano. Aléjanos de la gente trasgresora.»

  • 5:26

    Dijo [Dios]: «Estará prohibida para ellos. Cuarenta años vagarán por la Tierra. No te entristezcas por ese pueblo trasgresor.»

  • 5:27

    Relátales la verdadera historia de los dos hijos de Adán, cuando ambos realizaron una ofrenda a Dios y a uno de ellos le fue aceptada pero al otro no. [Éste] Dijo: «¡Juro que te mataré!» Dijo [el otro]: «Dios sólo acepta la ofrenda de quienes son temerosos.

  • 5:28

    Si levantas tu mano para matarme yo no levantaré la mía para matarte. En verdad, temo a Dios, el Señor de los mundos.

  • 5:29

    Deseo que cargues con mi pecado y con el tuyo y que seas de la gente del Fuego. Esa es la recompensa de los opresores.»

  • 5:30

    Su alma le fue haciendo aceptable la idea de matar a su hermano y le mató, convirtiéndose con ello en uno de los perdedores.

  • 5:31

    Entonces, Dios envió un cuervo que escarbó en la tierra para hacerle ver como sepultar el cadáver de su hermano. Dijo: «¡Ay de mí! ¿Es que soy incapaz de hacer como este cuervo?» Y enterró el cadáver de su hermano y fue de los que se arrepienten.

  • 5:32

    Por esa razón, dispusimos para los Hijos de Israel que, quien matara a un ser humano sin que este hubiera cometido un crimen o hubiera corrompido en la Tierra, fuese considerado como quien mata a toda la humanidad y quien e salvase, como quien salva a toda la humanidad. Ciertamente, llegaron a ellos Nuestros Mensajeros con las pruebas claras, pero, tras ello y a pesar de ello, muchos de ellos cometieron excesos en la Tierra.

  • 5:33

    En verdad, la retribución de quienes hagan la guerra a Dios y a Su Mensajero y se dediquen a corromper la Tierra, será la muerte o la crucifixión o que se les corte la mano y el pie opuesto o que se les expulse de su territorio. Esto será para ellos una humillación en esta vida y en la otra tendrán un castigo inmenso.

  • 5:34

    Excepto a quienes se arrepientan antes de caer en vuestras manos. Y sabed que Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 5:35

    ¡Oh, los que creéis! Temed a Dios y buscad la manera de acercaros a Él y esforzaos por Su causa, quizás, así, tengáis éxito.

  • 5:36

    En verdad, a quienes no creen, aunque poseyeran todo cuanto hay en la Tierra y otro tanto y lo entregaran para redimirse con ello del castigo del Día del Levantamiento, no les sería aceptado y tendrán un castigo inmenso.

  • 5:37

    Querrán escapar del Fuego, pero no saldrán de él y sufrirán un castigo constante.

  • 5:38

    Y, al ladrón y a la ladrona, cortadles la mano en pago de lo que hicieron, como escarmiento procedente de Dios. Y Dios es poderoso, sabio.

  • 5:39

    Pero, Dios perdonará a quien, tras su mal comportamiento, se arrepienta y repare el mal que cometió. En verdad, Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 5:40

    ¿Acaso no sabes que a Dios pertenece la soberanía de los cielos y la Tierra? Él castiga a quien quiere y perdona a quien quiere. Dios tiene poder sobre todas las cosas.

  • 5:41

    ¡Oh, Mensajero! No te entristezcas por quienes se precipitan a la incredulidad. Son de los que dicen «creemos» con sus bocas pero que no creen con sus corazones. Ni por los judíos que prestan oídos a la mentira y espían para otras gentes que no han venido a ti. Sacan las palabras (de la Sagrada Escritura) de su contexto. Dicen: «Si emiten este juicio, aceptadlo y si no rechazadlo.» No podrás interceder ante Dios a favor de quien Dios quiera castigar. Esos son aquéllos a los que Dios no quiere purificar sus corazones. Sufrirán la humillación en esta vida y en la otra un castigo inmenso.

  • 5:42

    Prestan oído a las mentiras y se alimentan de bienes ilícitos. Si vienen a ti, juzga su asunto o déjales que se arreglen entre ellos. Si te inhibes, no podrán perjudicarte en absoluto, pero si juzgas, júzgales con equidad. Ciertamente, Dios ama a quienes son equitativos.

  • 5:43

    Pero ¿Cómo pueden querer que tú seas su juez, teniendo ellos la Torá con el juicio de Dios? Luego, tras ello, dan la espalda. No son creyentes.

  • 5:44

    Ciertamente, hicimos descender la Torá. En ella hay guía y luz. Los profetas, obedeciendo a Dios, administraban justicia con ella entre los judíos [y también] los rabinos y sabios, pues se les pidió que protegiesen la Escritura de Dios y dieran testimonio de ella. Así pues, no tengáis miedo de la gente, temedme a Mí y no vendáis Mis indicaciones por poco precio. Quienes no juzguen con los que Dios ha hecho descender, serán los que ocultan la Verdad.

  • 5:45

    Y, en ella, les ordenamos: vida por vida, ojo por ojo, nariz por nariz, oreja por oreja, diente por diente y por cada herida una compensación. Y, a quien renuncie a la compensación, se le perdonarán sus pecados. Y, quienes no juzguen conforme a lo que Dios hizo descender, serán los opresores.

  • 5:46

    Y, tras ellos, enviamos a Jesús hijo de María, confirmando la Torá que ellos tenían en sus manos. Y le dimos el Evangelio, en el cual hay guía y luz y confirmación de lo que tienen en la Torá, y que es una guía y una amonestación para los temerosos de Dios.

  • 5:47

    ¡Que la gente del Evangelio juzgue conforme a lo que Dios ha hecho descender en él! Y, quienes no juzguen conforme a los que Dios hizo descender, esos serán los pecadores.

  • 5:48

    Hicimos descender para ti la Escritura que contiene la Verdad y que confirma la Escritura que ya tenían en sus manos y la protege. Juzga, pues, entre ellos con lo que Dios hizo descender. Y no sigas sus deseos, contrariando la Verdad que ha venido a ti. A cada uno de vosotros le hemos asignado un código legal y un camino de salvación y, si Dios hubiera querido, habría hecho que fueseis una sola comunidad, pero lo hace así para probar vuestra fe en lo que os ha dado. ¡Competid, pues, en buenas acciones! El lugar de retorno de todos vosotros es Dios. Él os aclarará aquello en lo que manteníais diferencias.

  • 5:49

    Juzga entre ellos con lo que Dios hizo descender y no sigas sus deseos. Y ten cuidado con ellos para que no te desvíen de algo de lo que hizo descender Dios para ti. Y si te dan la espalda, sabe que Dios quiere castigarles por algunos de sus pecados. En verdad, muchos de los seres humanos son transgresores de la ley.

  • 5:50

    ¿Desean seguir juzgando como en los tiempos de la ignorancia? Para quienes tienen certeza ¿Quién puede juzgar mejor que Dios?

  • 5:51

    ¡Oh, los que creéis! No toméis a los judíos ni a los cristianos de amigos y aliados. Algunos de ellos son aliados unos de otros. Y, quien de vosotros les tome por amigos, será uno de ellos. En verdad, Dios no guía a la gente opresora.

  • 5:52

    Ves a los que tienen una enfermedad en su corazón precipitarse hacia ellos diciendo: «¡Tememos sufrir un giro de la fortuna!» Pero puede que Dios traiga la victoria o que, procedente de Él, suceda algo que les haga arrepentirse de lo que guardaban en secreto en sus almas.

  • 5:53

    Y los creyentes dirán: «¿Son esos los que con solemnidad juraban por Dios que estaban contigo?» Han invalidado sus buenas obras y se han convertido en perdedores.

  • 5:54

    ¡Oh, los que creéis! Quien de vosotros reniegue de sus creencias religiosas [sepa que] vendrá Dios con una gente a la que Él ama y por la que es amado, [que será] humilde con los creyentes y severa con los que ocultan la Verdad. Esforzados por la causa de Dios y que no temen la maldición de ningún calumniador. Este es el favor de Dios, que otorga a quien Él quiere. Y Dios todo lo abarca, todo lo conoce.

  • 5:55

    En verdad, vuestros amigos y protectores son solamente Dios y Su Mensajero y aquellos que tienen fe, que hacen la oración y dan limosna mientras están inclinados rezando.

  • 5:56

    Y quienes tomen como amigos y protectores a Dios, a Su Mensajero y a los que tienen fe, sepan que los del partido de Dios son los vencedores.

  • 5:57

    ¡Oh, creyentes! No toméis como amigos a quienes, habiendo recibido la Escritura [Sagrada] antes que vosotros, toman vuestras creencias religiosas a burla y juego, ni tampoco a los que no creen. Y temed a Dios si sois creyentes.

  • 5:58

    Y cuando llamáis a la oración lo toman a burla y a juego. Eso es porque son una gente que no razona.

  • 5:59

    Di: «¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! ¿Nos rechazáis por alguna otra razón que por haber creído en Dios y en lo que nos fue revelado y en lo que fue revelado antes de nosotros y porque la mayoría de vosotros sois transgresores?»

  • 5:60

    Di: «¿Queréis que os informe de quién está peor retribuido por Dios que quienes hacen esto? Aquel a quien Dios ha maldecido y aquel con el que Él está irritado. A algunos de ellos Él los convirtió en monos y en cerdos porque adoraban a los ídolos. Esos son quienes tienen una situación peor y los más extraviados del camino recto.»

  • 5:61

    Y, cuando vienen a vosotros dicen: «Creemos», pero entran incrédulos y lo mismo salen. Y Dios es quien mejor conoce lo que ellos ocultan.

  • 5:62

    Y ves como muchos de ellos se precipitan al pecado y a la agresión y se alimentan del soborno y de ganancias ilegales. ¡Qué malo es lo que hacen!

  • 5:63

    ¿Por qué los rabinos y los doctores de la ley no les prohíben sus palabras pecadoras y alimentarse de bienes ilícitos? ¡Qué malo es lo que hacen!

  • 5:64

    Los judíos dicen: «La mano de Dios está atada.» ¡Que sus manos sean atadas y sean maldecidos por lo que dijeron! Al contrario, Sus manos están abiertas y Él reparte Sus bienes como quiere. Con certeza, lo que descendió para ti procedente de tu Señor incrementará en muchos de ellos la rebeldía y la falta de fe. Hemos sembrado entre ellos la enemistad y el odio hasta el Día del Levantamiento. Cada vez que enciendan el fuego de la guerra Dios lo apagará. Se esfuerzan por corromper la Tierra y a Dios no le gusta la corrupción.

  • 5:65

    Y, si la gente de la Escritura [Sagrada] creyera y tuviera temor de Dios, perdonaríamos sus malos actos y les introduciríamos en los Jardines de la Delicia.

  • 5:66

    Y, si llevasen a la práctica los preceptos de la Torá y el Evangelio y lo que descendió para ellos procedente de su Señor, se alimentarían de lo que hay sobre ellos y bajo sus pies. Entre ellos hay una comunidad que es moderada, pero ¡Qué malo es lo que hacen muchos otros!

  • 5:67

    ¡Oh, Mensajero! ¡Transmite lo que ha descendido a ti procedente de tu Señor! Y, si no lo haces, será como si no hubieses transmitido nada de Su mensaje y Dios te protegerá de las gentes. En verdad, Dios no guía a la gente que no cree.

  • 5:68

    Di: «¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! No estaréis en nada mientras no observéis la Torá, el Evangelio y lo que descendió para vosotros procedente de vuestro Señor.» Pero lo que descendió para ti procedente de tu Señor incrementa en muchos de ellos la rebeldía y la falta de fe. No te apenes, pues, por la gente que no tiene fe.

  • 5:69

    En verdad, los creyentes, los judíos, los sabeos y los cristianos, quienes crean en Dios y en Último Día y obren rectamente, no tendrán por qué temer y no estarán tristes.

  • 5:70

    Hicimos un pacto con los Hijos de Israel y les enviamos Mensajeros. Siempre que llegó a ellos un Mensajero con lo que no deseaba su ego, a unos les desmintieron y a otros les mataron.

  • 5:71

    Creyeron que no serían puestos a prueba y [actuaron como] ciegos y sordos [ante la Verdad]. Después Dios aceptó su arrepentimiento y, [nuevamente] muchos de ellos [volvieron a comportarse como] ciegos y sordos. Pero Dios observa lo que hacen.

  • 5:72

    En verdad, no creen quienes dicen: «Ciertamente, el Mesías hijo de María es Dios.» Pero el Mesías dijo: «¡Oh, Hijos de Israel! Adorad a Dios, mi Señor y vuestro Señor.» A quién equipare a alguien junto a Dios, Dios le vedará [la entrada en] el Jardín y su morada será el Fuego. Los opresores no tendrán quien les auxilie.

  • 5:73

    En verdad, no creen quienes dicen: «Ciertamente, Dios es el tercero de tres» cuando no hay más que un solo Dios. Si no se retractan de lo que dicen, quienes de ellos ocultan la Verdad sufrirán un castigo doloroso.

  • 5:74

    ¿Es que no se volverán hacia Dios arrepentidos y Le pedirán perdón? Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 5:75

    No es el Mesías hijo de María sino un Mensajero de Dios. Antes que él han pasado otros Mensajeros. Y su madre decía la verdad. Ambos comían alimentos. Mira como les aclaramos las señales y mira como se extravían después.

  • 5:76

    Di: «¿Adoraréis aparte de Dios a quienes no tienen poder para perjudicaros o beneficiaros?» Y Dios es Quien todo lo oye, Quien todo lo sabe.

  • 5:77

    Di: «¡Oh, gente de la Escritura [Sagrada]! No exageréis en vuestras creencias faltando a la Verdad y no sigáis las pasiones de una gente que ya se había extraviado anteriormente e hicieron que muchos se extraviaran y que se han apartado del camino recto.»

  • 5:78

    Aquellos de los Hijos de Israel que se alejaron de la fe, fueron maldecidos por boca de David y de Jesús hijo de María por haber desobedecido y haberse extralimitado.

  • 5:79

    No se prohibían unos a otros las malas acciones que cometían. ¡Qué mal estaba lo que hacían!

  • 5:80

    Ves a muchos de ellos que toman amigos entre los que no tienen fe. ¡Qué malo es lo que han enviado por delante [a la otra vida] para sus almas! Dios está disgustado con ellos y serán castigados eternamente.

  • 5:81

    Y si hubieran creído en Dios y en el Profeta y en lo que fue hecho descender a él, no les habrían tomado como amigos, pero muchos de ellos son transgresores.

  • 5:82

    Con seguridad, encontrarás que los peores enemigos de los creyentes son los judíos y los politeístas y que los más afectuosos con los creyentes son los que dicen: «Ciertamente, somos cristianos.» Eso es porque algunos de ellos son sacerdotes y monjes, y porque no son arrogantes.

  • 5:83

    Y, cuando escuchan la revelación que descendió para el Mensajero, veras sus ojos inundados de lágrimas por lo que reconocen de la Verdad. Dicen: «¡Señor nuestro! Creemos. Escribe pues nuestros nombres con los que dan testimonio.

  • 5:84

    ¿Por qué no íbamos a creer en Dios y en la Verdad que ha venido a nosotros, si anhelamos que nuestro Señor nos admita entre la gente recta?»

  • 5:85

    Por lo que dijeron, Dios les recompensará con Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, en los que estarán eternamente. Esa es la recompensa de quienes hacen el bien.

  • 5:86

    Y quienes no crean y desmientan Nuestras señales serán gente del Infierno.

  • 5:87

    ¡Oh, los que creéis! No prohibáis las cosas buenas que Dios ha hecho lícitas para vosotros y no os extralimitéis. En verdad, Dios no ama a los transgresores.

  • 5:88

    Y comed de lo lícito y bueno que Dios os proporciona. Y temed a Dios, en Quien creéis.

  • 5:89

    Dios no tendrá en cuenta vuestros juramentos hechos a la ligera, pero sí os toma en cuenta los juramentos con los que os comprometéis conscientemente. En compensación, alimentaréis a diez necesitados de manera similar a como alimentáis a vuestras familias o les vestiréis o liberaréis un esclavo. Y quien no pueda, que ayune tres días. Esa es la compensación por vuestros juramentos incumplidos. Cumplid vuestros juramentos. De esta manera os aclara Dios sus señales. Quizás seáis agradecidos.

  • 5:90

    ¡Oh, los que creéis! Ciertamente, el vino, los juegos de azar, las piedras de altar [los ídolos] y las flechas adivinatorias, son cosas abominables hechas por Satanás. Por tanto, absteneos de ellas, quizás así triunféis.

  • 5:91

    Ciertamente, Satanás quiere crear entre vosotros la enemistad y el odio, con el vino y los juegos de azar y apartándoos del recuerdo de Dios y de la oración. ¿Os abstendréis de ello?

  • 5:92

    ¡Obedecer a Dios y obedeced al Mensajero y sed precavidos! Pero si dais la espalda, sabed que Nuestro Mensajero sólo es responsable de transmitir la revelación con claridad.

  • 5:93

    Quienes creen y hacen el bien no están en pecado por lo que comieron anteriormente, mientras sean temerosos y creyentes y hagan el bien, luego sean temerosos y crean, luego sean temerosos y virtuosos. Dios ama a quienes son virtuosos.

  • 5:94

    Oh, los que creéis! Verdaderamente, Dios os pone a prueba con parte de lo que cazáis con vuestras manos y lanzas. Dios quiere saber quién Le teme en secreto. Y quien tras esto viole la ley, sufrirá un castigo doloroso.

  • 5:95

    ¡Oh, los que creéis! No cacéis mientras estéis consagrados a la peregrinación. Quien de vosotros cace intencionadamente, que lo compense sacrificando un animal de su ganado semejante al que mató, conforme al juicio de dos personas justas de entre vosotros, como una ofrenda a la Kaaba. O lo compensará alimentando a los necesitados, o ayunando en proporción equivalente, para que pruebe las malas consecuencias de su acto. Dios perdona lo pasado, pero Dios se vengará del que reincida. Dios es poderoso, dueño de la venganza.

  • 5:96

    Es lícita para vosotros la pesca del mar y los alimentos que hay en él. Son provisiones para vosotros y para los viajeros. Pero os está prohibida la caza de la tierra mientras dure vuestra condición de peregrinos. Y sed temerosos de Dios, hacia Quien seréis congregados.

  • 5:97

    Dios ha dispuesto la Kaaba, la Casa Sagrada, los meses sagrados, las ofrendas y las guirnaldas, para el bienestar de las gentes. Eso es para que sepáis que Dios conoce lo que hay en los cielos y en la Tierra y que Dios conoce bien todas las cosas.

  • 5:98

    Sabed que Dios es severo castigando y que Dios es perdonador, misericordiosísimo con los creyentes.

  • 5:99

    El Mensajero sólo tiene la responsabilidad de transmitir la revelación. Y Dios conoce lo que mostráis y lo que ocultáis.

  • 5:100

    Di: «El mal y el bien no son iguales, aunque te sorprenda la abundancia de mal.» Así pues, temed a Dios ¡Oh, gente dotada de intelecto! para que podáis triunfar.

  • 5:101

    ¡Oh, los que creéis! No preguntéis sobre cosas que, si se os revelasen, os perturbarían. Pero si preguntáis por ellas, cuando desciende el Corán os serán reveladas y Dios lo disculpará. Dios es perdonador, indulgente.

  • 5:102

    Ciertamente, hubo antes de vosotros un pueblo que hizo las mismas preguntas y eso les llevó a la incredulidad.

  • 5:103

    Dios no ha establecido Bahira, ni Saiba, ni Wasila, ni Ham, pero los que ocultan la Verdad inventan mentiras sobre Dios y la mayoría de ellos no razonan.

  • 5:104

    Y cuando se les dice: «Venid a lo que Dios ha revelado y al Mensajero», dicen: «Es suficiente para nosotros lo que encontramos que nuestros antepasados seguían.» ¿Cómo es eso? ¿Y si sus antepasados no sabían nada y no estaban bien guiados?

  • 5:105

    ¡Oh, los que creéis! Vuestra responsabilidad es cuidar de vuestras propias almas. Mientras vosotros estéis bien guiados nadie que se extravíe podrá perjudicaros. Todos vosotros regresaréis hacia Dios y seréis informados de los que hacíais.

  • 5:106

    ¡Oh, los que creéis! Cuando a alguno de vosotros se le presente la muerte, que dos hombres justos de entre vosotros sean testigos de su testamento, u otros dos que no sean de los vuestros, si estáis de viaje y se os presenta a dificultad de la muerte. Haced que ambos se queden después de la oración y que juren por Dios: «No alteraremos nuestro testimonio a ningún precio, aunque se trate de un familiar y no ocultaremos el testimonio que pertenece a Dios, pues entonces seríamos unos pecadores.»

  • 5:107

    Pero si se descubre que ambos son culpables de un pecado, que otros dos, de entre los familiares cercanos perjudicados por el testimonio de los primeros, ocupen su lugar y juren por Dios que: «Nuestro testimonio es más verídico que el de los dos primeros y no hemos sido transgresores, pues, en ese caso, seríamos de los opresores.»

  • 5:108

    Así será más posible que el testimonio que presten se ajuste a la verdad o teman que otros presten juramento después del suyo. Y temed desobedecer a Dios y escuchad. Dios no guía a la gente transgresora.

  • 5:109

    [Temed] un día en el que Dios reúna a los profetas y les pregunte: «¿Cómo respondieron las gentes a vuestra llamada?» Y ellos digan: «No lo sabemos. En verdad, Tú Eres el conocedor de lo oculto.»

  • 5:110

    Y recuerda cuando Dios dijo: «¡Oh, Jesús hijo de María! Recuerda Mi favor sobre ti y sobre tu madre, pues te fortalecí con el Espíritu Santo y hablaste a las gentes en la cuna y de adulto. Y cuando te enseñé la Escritura Sagrada y la Sabiduría y la Torá y el Evangelio y creaste de barro formas de pájaros con Mi permiso y soplaste en ellas y fueron pájaros con Mi permiso. Y cuando curaste al ciego y al leproso con Mi permiso e hiciste salir al muerto de la tumba con Mi permiso. Y cuando impedí a los Hijos de Israel que te atacasen, cuando fuiste a ellos con las pruebas claras y los que de entre ellos no creían dijeron: “Eso no es otra cosa sino brujería evidente.»

  • 5:111

    Y cuando inspiré a los apóstoles para que tuvieran fe en Mí y en Mi Mensajero y dijeron: «Creemos. Sé testigo de que nos sometemos a Ti, de que somos musulmanes.»

  • 5:112

    Y cuando dijeron los apóstoles: «¡Oh, Jesús hijo de María! ¿Podrá tu Señor hacer que descienda para nosotros una mesa desde el cielo?» Dijo [Jesús]: «¡Temed a Dios si sois creyentes!»

  • 5:113

    Dijeron: «Queremos comer de ella y aportar certeza a nuestros corazones y saber que nos has dicho la Verdad y ser así de los que dan testimonio de ella.»

  • 5:114

    Dijo Jesús hijo de María: «¡Oh, Dios Señor nuestro! Haz descender a nosotros una mesa desde el cielo que sea una fiesta para todos nosotros, del primero al último y una señal procedente de Ti. ¡Provéenos, pues Tú eres el mejor de los proveedores!»

  • 5:115

    Dijo [Dios]: «En verdad, haré que descienda a vosotros, pero, a quién de vosotros oculte la Verdad después de esto, le castigaré con un castigo con el que no He castigado jamás a nadie en todos los mundos.»

  • 5:116

    Y [recuerda] cuando dijo Dios: «¡Oh, Jesús hijo de María! ¿Has dicho tú a los hombres: Tomadme a mí y a mi madre como dioses y no a Dios?» [Jesús] Dijo: «¡Glorificado seas! No soy quién para decir de mí lo que no es cierto. Si lo hubiese dicho Tú lo habrías sabido. Tú sabes lo que hay en mi alma pero yo no sé lo que hay en Tu esencia. Ciertamente Tú eres Quien conoce todas las cosas ocultas.

  • 5:117

    No les he dicho más que aquello que Tú me ordenaste: ¡Adorad a Dios, Señor mío y Señor vuestro! y mientras estuve entre ellos di testimonio de ello y cuando me llevaste a Ti, Tú fuiste su cuidador y guardián. Tú eres testigo de todo.

  • 5:118

    Si les castigas, ellos son solamente Tus siervos y si les perdonas, Tú eres, ciertamente, poderoso, sabio.»

  • 5:119

    Dice Dios: «Hoy es el día en el que los sinceros se beneficiarán de su sinceridad. Hay para ellos Jardines de cuyas profundidades brotan los ríos, en los que estarán eternamente, para siempre. Dios estará satisfecho de ellos y ellos estarán satisfechos de Él. Ese es el triunfo inmenso.»

  • 5:120

    A Dios pertenece el gobierno de los cielos y de la Tierra y de lo que hay entre ambos y Él tiene poder sobre todas las cosas.

Paylaş
Tweet'le