60 MÜMTEHİNE

  • 60:1

    ¡Oh, creyentes! ¡No toméis a Mis enemigos y a vuestros enemigos como protectores, mostrando afecto hacia ellos, si salís a combatir por Mi causa y buscando Mi satisfacción, porque ellos han descreído de lo que a vosotros ha venido de la Verdad, expulsando al Mensajero y a vosotros por creer en Dios, vuestro Señor. Les mostráis afecto en secreto, pero yo soy Quien mejor conoce lo que ocultáis y lo que manifestáis. Y quien de vosotros lo hace, ciertamente, se ha extraviado del camino recto.

  • 60:2

    Si tienen más poder que vosotros, serán vuestros enemigos y os maltratarán de palabra y obra y querrán que dejéis de tener fe.

  • 60:3

    Ni vuestras familias ni vuestros hijos os serán de utilidad el Día del Levantamiento. Él os separará a unos de otros. Y Dios ve claramente lo que hacéis.

  • 60:4

    Hay para vosotros un buen ejemplo en Abraham y en quienes estaban con él, cuando dijeron a su gente: «En verdad, nos apartamos de vosotros y de lo que adoráis en lugar de Dios. Descreemos de vuestra fe y comienza entre nosotros y vosotros la enemistad y el odio para siempre hasta que creáis en el Dios único.» Exceptuando lo que Abraham dijo a su padre: «Pediré perdón por ti, aunque no puedo hacer nada por ti en contra de Dios.» «¡Señor nuestro! ¡En Ti confiamos y a Ti nos volvemos contritos y hacia Ti es el regreso!»

  • 60:5

    «¡Señor nuestro! ¡No nos pongas como examen de quienes no son creyentes y perdónanos!» «¡Señor nuestro! ¡En verdad, Tú eres el Todopoderoso, el Sabio!»

  • 60:6

    Ciertamente, hay para vosotros en ellos un buen ejemplo de quienes tienen su esperanza puesta en Dios y en el Día del Juicio. Y quien dé la espalda (sepa) que Dios es el Rico por Sí mismo, el Digno de alabanza.

  • 60:7

    Puede que Dios ponga afecto entre vosotros y aquellos de quienes erais enemigos. Dios es poderoso. Dios es perdonador, misericordiosísimo.

  • 60:8

    Dios no os prohíbe que tratéis con amabilidad y equidad quienes no combaten vuestra fe ni os han expulsado de vuestros hogares. En verdad, Dios ama a quienes son equitativos.

  • 60:9

    Lo que, en verdad, Dios os prohíbe es que seáis amigos de quienes combaten vuestra fe y os expulsan de vuestros hogares o ayudan a que seáis expulsados. Y quienes sean amigos de ellos, esos serán los opresores.

  • 60:10

    ¡Oh, creyentes! Cuando lleguen a vosotros las creyentes emigrantes ¡examinadlas! Dios es Quien mejor conoce su fe. Así pues, si verificáis que son creyentes, no las devolváis a los que no son creyentes. Ellas no son lícitas para ellos ni ellos son lícitos para ellas. Dadles lo que gastaron en ellas. Y no cometéis pecado si os casáis con ellas, una vez que les hayáis entregado sus dotes. Y no mantengáis matrimonio con las que no son creyentes. Pedid lo que gastasteis en ellas y que ellos pidan lo que gastaron en ellas. Ese es el juicio de Dios para vosotros. Él juzga entre vosotros. Y Dios todo lo conoce, es sabio.

  • 60:11

    Y si perdisteis algo de vuestras esposas que se fueron con los incrédulos y conseguís algún botín, dad a aquellos cuyas esposas se fueron algo semejante a lo que gastaron. Y sed temerosos de Dios, en Quien tenéis fe.

  • 60:12

    ¡Oh, profeta! Cuando vengan a ti las creyentes y te juren que no asociarán nada a Dios, que no robarán y no cometerán adulterio ni fornicación y que no matarán a sus hijos, que no mentirán sobre lo que han hecho entre sus manos y sus pies y que no te desobedecerán en las cosas buenas, acepta sus juramentos y pide que Dios las perdone. En verdad, Dios es perdonador, misericordiosísimo.

  • 60:13

    ¡Oh, creyentes! No toméis por amigos a una gente con la que Dios está disgustado. Ciertamente, ellos han desesperado de la otra vida igual que los que no creen han desesperado de la gente de las tumbas.

Paylaş
Tweet'le