68 KALEM

  • 68:1

    Nun. Juro por el cálamo y lo que escriben:

  • 68:2

    Tú, gracias a tu Señor, no eres un loco

  • 68:3

    y, en verdad, hay para ti una recompensa sin límite

  • 68:4

    y, en verdad, posees un nobilísimo carácter.

  • 68:5

    Así pues, pronto verás y ellos pronto verán

  • 68:6

    quién de vosotros está seducido por la demencia.

  • 68:7

    En verdad, tu Señor es Quien mejor conoce quién se extravía de Su camino y Él es Quien mejor conoce a quienes están bien guiados.

  • 68:8

    Así pues, no obedezcas a quienes desmienten.

  • 68:9

    Ellos quisieran que tú dieses señales de tolerancia con ellos y así ellos darían señales de tolerancia contigo.

  • 68:10

    Y no obedezcas a ningún perjuro vil

  • 68:11

    que todo lo critica con ironía y autosuficiencia y es un murmurador, un calumniador,

  • 68:12

    que impide el bien, es trasgresor y un gran malhechor,

  • 68:13

    opresor arrogante y, además de todo eso, bastardo,

  • 68:14

    so pretexto de ser dueño de bienes e hijos.

  • 68:15

    Si le recitas Nuestros versículos, dice: «Fábulas de los primitivos.»

  • 68:16

    Pronto le marcaremos los morros.

  • 68:17

    En verdad, les hemos puesto a prueba igual que pusimos a prueba a los dueños del jardín, cuando juraron que recogerían sus frutos por la mañana,

  • 68:18

    sin hacer excepciones.

  • 68:19

    En la oscura noche cayó sobre él un azote enviado por tu Señor mientras ellos dormían.

  • 68:20

    Así pues, amaneció como un árbol sin frutos.

  • 68:21

    Y se llamaban unos a otros por la mañana:

  • 68:22

    «Apresuraos para ir a vuestro jardín si queréis recoger la fruta.»

  • 68:23

    Y se fueron hacia allá, hablando en secreto:

  • 68:24

    «Hoy no entrará en él ningún necesitado.»

  • 68:25

    Y marcharon temprano con premura, con la decisión tomada de cumplir su prohibición y de recoger rápidamente la fruta sin dar ni una pieza a los necesitados.

  • 68:26

    Y cuando lo vieron, dijeron: «En verdad, nos hemos extraviado.

  • 68:27

    ¡No! ¡Hemos sido despojados!»

  • 68:28

    El más moderado de ellos dijo: «¿No os dije que por qué no glorificabais a Dios?»

  • 68:29

    Dijeron: «¡Glorificado sea nuestro Señor! En verdad, hemos sido opresores.»

  • 68:30

    Y se volvieron unos a otros con recriminaciones,

  • 68:31

    diciendo: «¡Ay de nosotros! ¡Hemos sido rebeldes!

  • 68:32

    Puede que nuestro Señor nos dé a cambio algo mejor que él. En verdad, nos hemos vuelto a nuestro Señor completamente.»

  • 68:33

    Así es el castigo. Y el castigo de la otra vida es, con seguridad, mayor. Si lo supieran...

  • 68:34

    En verdad, para los temerosos de Dios hay, junto a su Señor, Jardines de Delicias.

  • 68:35

    ¿Acaso vamos a tratar a los musulmanes como a los malhechores?

  • 68:36

    ¿Qué os pasa? ¿Cómo juzgáis?

  • 68:37

    ¿O poseéis una Escritura en la que estudiáis,

  • 68:38

    que, en verdad, os permite hacer lo que queráis?

  • 68:39

    ¿O poseéis alguna promesa de Nuestra parte que os garantice hasta el Día del Levantamiento cualquier cosa que juzguéis conveniente?

  • 68:40

    Pregúntales quién de ellos garantiza eso.

  • 68:41

    ¿O acaso poseen socios? Entonces, que vengan con sus socios, si son sinceros.

  • 68:42

    [Recuérdales] el día en el que se descubran las piernas y sean conminados a prosternarse y no puedan.

  • 68:43

    Humillada su mirada, sobrecogidos por el abatimiento. Ciertamente, fueron invitados a prosternarse cuando aún estaban sanos.

  • 68:44

    Déjame con quienes desmintieron éstas palabras. Les iré llevando gradualmente hacia su perdición sin que se den cuenta.

  • 68:45

    Y les doy un plazo. En verdad Mis planes son sólidos y precisos.

  • 68:46

    Acaso les pides una recompensa que les abruma por su peso?

  • 68:47

    ¿O conocen lo que está oculto a los sentidos y escriben?

  • 68:48

    Así pues, ten paciencia y espera el juicio de tu Señor y no seas como el hombre del pez cuando suplicaba lleno de ira.

  • 68:49

    De no haberle alcanzado una merced venida de su Señor habría sido arrojado a un árido desierto, execrado, reprobado, condenado.

  • 68:50

    Su Señor le eligió y le puso con los justos y rectos.

  • 68:51

    Y, en verdad, los que no creen están a punto de fulminarte con la mirada cuando escuchan el Recuerdo y dicen: «¡Verdaderamente, está loco!»

  • 68:52

    ¡Y no es más que un recuerdo para beneficiar a todo el mundo!

Paylaş
Tweet'le