80 ABESE

  • 80:1

    Frunció el ceño y volvió la espalda

  • 80:2

    cuando el ciego vino junto a él.

  • 80:3

    Y ¿Cómo puedes saber? Puede que él se purificase

  • 80:4

    o aceptase la amonestación y ésta le aprovechase.

  • 80:5

    A ese que alardea de su riqueza

  • 80:6

    tú le atiendes complacido.

  • 80:7

    ¿Y qué te importa si no se purifica?

  • 80:8

    Pero a quien acude a ti anhelante

  • 80:9

    y es temeroso

  • 80:10

    no le prestas atención.

  • 80:11

    ¡Pero no! En verdad, esto es un recordatorio

  • 80:12

    -Así pues, quien quiera lo recordará-

  • 80:13

    recogido en páginas nobles,

  • 80:14

    sublimes, purificadas,

  • 80:15

    de las manos de enviados

  • 80:16

    nobles y píos.

  • 80:17

    ¡Que perezca el ser humano! ¡Qué ingrato es!

  • 80:18

    ¿De qué cosa le ha creado Él?

  • 80:19

    De una gota le ha creado y le ha determinado de manera equilibrada.

  • 80:20

    Luego, ha hecho fácil el camino para él.

  • 80:21

    Luego, le hace morir y le entierra.

  • 80:22

    Luego, cuando Él quiera, le resucitará.

  • 80:23

    Pero no. No ha cumplido lo que Él le ha ordenado.

  • 80:24

    Que el ser humano observe aquello de lo que se alimenta.

  • 80:25

    Cómo derramamos el agua en abundancia.

  • 80:26

    Luego, Nosotros hacemos que la Tierra se abra

  • 80:27

    y hacemos que brote en ella el grano,

  • 80:28

    la uva y los vegetales,

  • 80:29

    el olivo y la palmera datilera

  • 80:30

    y frondosos jardines

  • 80:31

    y frutas y pastos

  • 80:32

    para disfrute vuestro y de vuestro ganado.

  • 80:33

    Así pues, cuando llegue a vosotros el Tañido ensordecedor,

  • 80:34

    el día en que huya el hombre de su hermano

  • 80:35

    y de su madre y de su padre

  • 80:36

    y de su esposa e hijos,

  • 80:37

    a cada cual, ese día, le bastará su propia preocupación

  • 80:38

    Ese día habrá rostros resplandecientes,

  • 80:39

    sonrientes, felices

  • 80:40

    y otros rostros, ese día, ensombrecidos,

  • 80:41

    cubiertos por la tristeza.

  • 80:42

    Esos serán los incrédulos, los depravados.

Paylaş
Tweet'le